PUBLICIDAD

Una nueva terapia permite volver a caminar a ratas parapléjicas

Ratas parapléjicas han recuperado la movilidad de sus extremidades gracias a una nueva terapia que permite que el cerebro desarrolle nuevas conexiones para volver a conectarse con la médula espinal lesionada.
Escrito por: Eva Salabert

22/03/2018

Chico inválido con el sueño de poder volver a caminar

Al cabo de unas semanas de entrenamiento los animales recuperaron el control y la movilidad de sus patas.

Una terapia que combina la estimulación electroquímica de la médula espinal y la rehabilitación asistida por robot ha logrado que ratas de laboratorio que estaban parapléjicas volvieran a caminar, en un ensayo realizado por científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), que han publicado sus hallazgos en Nature Neuroscience.

Para llevar a cabo el ensayo los investigadores estimularon la médula espinal lesionada de los animales con fármacos, y después eléctricamente por debajo de la lesión para que se activaran los músculos de las extremidades. Posteriormente utilizaron un arnés inteligente que soportaba el peso del cuerpo y proporcionaba a las ratas unas condiciones óptimas para caminar, de forma que al cabo de unas semanas de entrenamiento los animales recuperaban el control y la movilidad de sus patas.

Las neuronas dañadas no crecen de nuevo, pero la terapia permitió una reorganización de los tractos neurales por encima de la lesión, que condujo a nuevas conexiones

El cerebro recuperó la conexión con la médula espinal dañada

Gregoire Courtine, investigador de la EPFL y uno de los autores del trabajo, ha explicado que gracias a esta terapia el cerebro desarrolla nuevas conexiones desde la corteza motora al tronco del encéfalo y desde el tallo cerebral a la médula espinal, mediante las zonas del sistema nervioso que continúan intactas tras una lesión, de forma que el cerebro vuelve a conectarse con la médula espinal lesionada.

Tras finalizar la rehabilitación, los científicos obtuvieron imágenes en 3D del cerebro y la médula espinal de las ratas lesionadas y las compararon con los de ratas sanas, y comprobaron que, aunque las neuronas que se encuentran dañadas no crecen de nuevo espontáneamente, la administración de la terapia permitió una reorganización de los tractos neurales por encima de la lesión que condujo a nuevas conexiones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD