La metástasis del cáncer de mama se acelera durante el sueño nocturno

Las metástasis del cáncer de mama se desarrollan de forma más rápida y eficaz durante el sueño porque el tumor genera más células circulantes cuando el organismo duerme, un hallazgo que puede mejorar su diagnóstico y tratamiento.
Escrito por: Eva Salabert

23/06/2022

Cáncer de mama progresa durante el sueño

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común en el mundo y en 2020 más de 2,2 millones de personas fueron diagnosticadas con esta enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España, es el tumor más frecuente en las mujeres y, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2022 se diagnosticarán 34.750 cánceres de mama en mujeres. Cuando la enfermedad se detecta a tiempo el tratamiento suele ser eficaz, pero si ya se ha producido metástasis –un proceso en el que las células cancerosas circulantes se separan del tumor original y viajan a través de los vasos sanguíneos para formar nuevos tumores en otras zonas del organismo– es mucho más difícil de tratar.

PUBLICIDAD

Ahora, un nuevo estudio ha descubierto que las metástasis del cáncer de mama se desarrollan de forma más eficiente mientras los pacientes duermen, un hallazgo que puede ser clave para cambiar significativamente el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama en el futuro.

La investigación se ha publicado en la revista Nature y ha sido dirigida por científicos de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH Zurich), que han trabajado en colaboración con investigadores del Hospital Universitario de Basilea y la Universidad de Basilea, y han llegado a la conclusión de que las células cancerosas circulantes que crean las metástasis aparecen sobre todo durante la fase del sueño de los enfermos. “Cuando la persona afectada está dormida, el tumor se despierta”, ha resumido Nicola Aceto, profesor de Oncología Molecular en ETH Zurich y líder del estudio.

PUBLICIDAD

Los ritmos circadianos influyen en la metástasis

En el estudio participaron 30 pacientes con cáncer y también se utilizaron modelos de ratones, y lo que descubrieron sus autores es que el tumor genera más células circulantes cuando el organismo está dormido y que, además, las células que se separan del tumor durante la noche se dividen con más rapidez, lo que les confiere un mayor potencial para formar metástasis, en comparación con las células circulantes que dejan el tumor durante el día. “Nuestra investigación muestra que el escape de las células cancerosas circulantes del tumor original está controlado por hormonas como la melatonina, que determinan nuestros ritmos de día y noche”, ha declarado Zoi Diamantopoulou, autora principal del estudio e investigadora postdoctoral en ETH Zurich.

PUBLICIDAD

De hecho, la alteración de los ritmos circadianos influye en la aparición de enfermedades, y un estudio reciente comprobó que el coronavirus SARS-CoV-2 podría diseminarse por el organismo de manera diferente según la hora del día, y que esto afectaría a los test que se usan para detectarlo.

“El escape de las células cancerosas circulantes del tumor original está controlado por hormonas como la melatonina, que determinan nuestros ritmos de día y noche”

Los investigadores han comprobado también que el momento en que se toman muestras de tumor o sangre para el diagnóstico puede influir en los resultados. Esto se descubrió gracias a un hallazgo accidental: “Algunos de mis colegas trabajan temprano en la mañana, o tarde en la noche; a veces también analizan la sangre a horas inusuales”, señala Aceto. De esta forma, estos expertos pudieron observar que los niveles de células cancerosas circulantes eran muy diferentes en función del momento del día en el que se hubieran obtenido las muestras.

PUBLICIDAD

Otro de los hallazgos fue que encontraron una cantidad sorprendentemente alta de células cancerosas por unidad de sangre en ratones en comparación con los humanos, lo que se debe a que, como son animales nocturnos, los ratones duermen durante el día, que es cuando los científicos recogen la mayoría de sus muestras.

“Desde nuestro punto de vista, estos hallazgos pueden indicar la necesidad de que los profesionales de la salud registren sistemáticamente el momento en que realizan las biopsias”, afirma Aceto, que añade que esto “puede ayudar a que los datos sean verdaderamente comparables”.

La intención de los investigadores es averiguar cómo se pueden utilizar sus hallazgos en los actuales tratamientos contra el cáncer para mejorar su eficacia. El profesor Nicola Aceto desea investigar si otros tipos de cáncer actúan de forma similar al cáncer de mama y si las terapias disponibles pueden obtener mejores resultados si se trata a los pacientes en horarios diferentes.

Actualizado: 24 de junio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD