PUBLICIDAD

Dos combinaciones de fármacos, eficaces contra el cáncer de riñón

Dos nuevas terapias que combinan el fármaco axitinib con los medicamentos inmunoterápicos avelumab o pembrolizumab aumentan la supervivencia libre de progresión en pacientes con cáncer de riñón avanzado.
Escrito por: Eva Salabert

22/02/2019

Fármacos para los problemas de riñón

Los buenos resultados de un nuevo ensayo clínico en fase III indican que la combinación de los fármacos avelumab –que es un agente inmunoterápico­– y axitinib podría convertirse en el nuevo tratamiento de elección de primera línea para los pacientes con cáncer de riñón metastásico. Y lo mismo podría suceder con otra alternativa terapéutica que ha demostrado su eficacia en otro estudio –el ensayo fase III KEYOTE-426–, en el que se ha probado pembrolizumab (Keytruda®) en combinación con axitinib (Inlyta®), y que también ha logrado reducir el riesgo de muerte casi a la mitad en estos pacientes, en comparación con sunitinib, que constituye el tratamiento estándar hasta ahora.

El primero de estos estudios ha sido pionero en combinar avelumab –un fármaco que bloquea PD-L1 (una proteína que impide que las células del sistema inmunitario eliminen a las células tumorales) y activa las células inmunes T para que combatan el cáncer con mayor eficacia– con un medicamento dirigido a inhibir la actividad del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), con el objetivo de interrumpir el suministro de sangre a los tumores.

En este ensayo, que se ha publicado en New England Journal of Medicine, han participado 886 pacientes con carcinoma de células renales (CCR) avanzado que no habían sido tratados previamente, y a los que se asignó de manera aleatoria para recibir la nueva combinación terapéutica, o el medicamento sunitinib.

Aumento en la supervivencia libre de progresión de la enfermedad

Los resultados mostraron que la media de supervivencia libre de progresión (SLP) de la enfermedad –el periodo de tiempo antes de que el cáncer empiece a empeorar– fue de 13,8 meses en el grupo de pacientes a los que se administró la combinación de fármacos y de 7,2 meses en aquellos que solo recibieron sunitinib. Estos fueron en concreto los resultados en los pacientes con test positivos frente a PD-L1, aunque la SLP para la población general (PD-L1 positiva, o negativa) fue similar: 13,8 meses frente a 8,4 meses.

Todos los pacientes con cáncer de riñón –los de riesgo favorable, intermedio y elevado– presentaron mejoras en la supervivencia global, con independencia de la expresión de PD-L1

La proporción de pacientes cuyos tumores disminuyeron fue de un 55,2% con avelumab más axitinib, y del 25,5% con sunitinib en los pacientes que eran positivos para PD-L1. Respecto a los efectos secundarios, casi todos los pacientes de ambos grupos de tratamiento experimentaron algunos. En concreto, el 38,2% de los que recibieron la combinación de fármacos presentaron efectos adversos relacionados con el sistema inmunológico, y los más frecuentes fueron los trastornos tiroideos, que afectaron a 107 pacientes.

Aunque este tratamiento puede no ser curativo, se trata de una nueva alternativa terapéutica que permitirá que los pacientes vivan más tiempo y facilitará que la enfermedad se vuelva más crónica, según ha explicado Toni K. Choueiri, Director del Lank Center for Genitourinary Oncology en el Dana-Farber Cancer Institute y uno de los autores del informe publicado en la revista New England Journal of Medicine. Este experto ha añadido que espera que los hallazgos del trabajo contribuyan a que la Agencia de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) apruebe pronto el tratamiento.

Pembrolizumab y axitinib reducen el riesgo de progresión y muerte

Los resultados de KEYNOTE-426 –que se presentaron durante el Simposio de Tumores Genitourinarios 2019 (ASCO GU), y también se han publicado en The New England Journal of Medicine– han demostrado que la combinación de pembrolizumab (un fármaco de inmunoterapia que inhibe la actividad de PD-L1) y axitinib reducía el riesgo de muerte en un 47%, mejorando la supervivencia global (SG) significativamente en comparación con sunitinib. En términos de supervivencia libre de progresión (SLP), la terapia combinada disminuía el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte un 31% en comparación con sunitinib.

Los resultados no se limitaron a un subgrupo de pacientes, sino que los investigadores observaron una mejora de la supervivencia global en todos los grupos, incluidos los de riesgo favorable, intermedio y elevado, y con independencia de la expresión de PD-L1, según ha explicado el Dr. Roy Baynes, principal responsable médico de MSD Research Laboratories, que añade que la FDA ha aceptado sus hallazgos para realizar una revisión prioritaria, por lo que tienen la esperanza de que sean valorados de forma positiva por los responsables de regular los medicamentos en todo el mundo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD