PUBLICIDAD

Descubren cómo una bacteria puede causar brotes de enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn podría estar relacionada con una bacteria presente en la microbiota intestinal, que activa el sistema inmune y tiene un factor inflamatorio, y cuyos niveles se elevan significativamente antes de un brote.
Escrito por: Caridad Ruiz

12/06/2019

Bacterias en el intestino como causantes de la enfermedad de Crohn

Investigadores del Broad Institute del Hospital General de Massachusetts y de Harvard Medical School han descubierto que una bacteria que se encuentra en la microbiota intestinal, desencadena una respuesta inmune que quizá interviene en la enfermedad de Crohn. La investigación se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según está investigación la bacteria Ruminococcus gnavus, que también se relaciona con el lupus, libera un polisacárido que hace que el sistema inmunológico se active, y que tiene un factor inflamatorio. En un estudio previo, el doctor Ramnik Xavier, codirector del Programa de Microbioma y Enfermedades Infecciosas del Hospital de Massachussetts, encontró que cuando se producía algún brote de la enfermedad de Crohn los niveles de R. gnavus en la flora intestinal se incrementaban, pasando del 1% a más del 50%.

La bacteria produce polisacáridos que activan el sistema inmune

Pero quedaba por descubrir por qué ocurría esto, y para ello se realizaron cultivos de Ruminococcus gnavus en laboratorio y se identificaron las moléculas producidas por esta bacteria para comprobar si alguna de ellas tenía que ver con el proceso inflamatorio característico de la enfermedad de Crohn.

Cuando se producía un brote de la enfermedad de Crohn los niveles de 'Ruminococcus gnavus' en la flora intestinal se incrementaban, pasando del 1% a más del 50%

Así hallaron un polisacárido compuesto sobre todo de ramnosa, un azúcar que no es frecuente en el organismo humano y que provoca que el sistema inmunitario active la citoquina TNF-, y por tanto la producción de macrófagos y monocitos, las células del sistema defensivo. Los investigadores también indagaron en el genoma de la bacteria y encontraron los genes que se encargaban de producir el polisacárido.

Ahora estos científicos tienen que averiguar si estos genes se activan antes de que se produzca un brote de la enfermedad de Crohn, y si se consigue verificar esta hipótesis en un futuro se podrían diseñar nuevos tratamientos para la enfermedad de Crohn y para otras patologías que cursan con inflamación. Este estudio, además, ha supuesto una nueva metodología de investigación que va a permitir analizar otras bacterias y descubrir cómo el conjunto de genes de los microorganismos –o microbioma– contribuye en los procesos químicos de las enfermedades.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD