PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Un antipsicótico, nueva esperanza para frenar la progresión de la ELA

Un fármaco antipsicótico –pimozida– ha logrado reducir los síntomas de la esclerosis lateral amiotrófica en tres modelos animales, en los que es capaz de preservar la sinapsis neuromuscular y prevenir la parálisis.
Persona en silla de ruedas por la enfermedad de la ELA

El medicamento pimozida ha logrado preservar la función neuromuscular en tres modelos animales diferentes.

21 de Noviembre de 2017

Un medicamento que se utiliza desde hace 50 años para el tratamiento de algunos problemas psiquiátricos como la esquizofrenia o el síndrome de Tourettepimozida–, se ha probado en tres modelos animales con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), el gusano o nematodo Caenorhabditis elegans, el pez cebra y el ratón, en los que ha sido capaz de estabilizar la enfermedad.

En la actualidad la ELA es incurable y el pronóstico de vida para los pacientes no suele superar los tres años, por lo que es fundamental encontrar nuevas opciones terapéuticas. Hace seis años, investigadores de la Universidad de Montreal, en Canadá, comenzaron a probar un total de 3.850 medicamentos que ya estaban aprobados para el tratamiento de diversas enfermedades, administrándoselos al nematodo y al pez cebra con el objetivo de comprobar si alguno de ellos conseguía detener la progresión de la enfermedad.

Pierre Drapeau, que ha liderado la investigación que se ha publicado en la revista JCI Insight, ha explicado que aunque es necesario confirmar sus hallazgos en nuevos estudios, los resultados obtenidos muestran que la administración del antipsicótico pimozida alivia los síntomas de esclerosis lateral amotrófica en modelos animales, por lo que este fármaco podría ser más efectivo que los empleados hasta ahora –riluzol y edaravona– para mejorar la calidad de vida de los pacientes con ELA.

En un estudio se observó que los pacientes conservaban la funcionalidad de los músculos de su región tenar, cuya pérdida de control es una de las primeras manifestaciones de la ELA

Pimozida preserva la sinapsis neuromuscular y evita la parálisis

El experto añade que pimozida es especialmente eficaz para prevenir la parálisis de los peces cebra con ELA al preservar la sinapsis neuromuscular. Al realizar el mismo experimento con un animal más grande, en este caso un ratón que también había sido manipulado para padecer la enfermedad, obtuvieron los mismos resultados, por lo que afirma que pimozida ha logrado preservar la función neuromuscular en tres modelos animales diferentes.

Los investigadores probaron entonces el fármaco con 25 voluntarios que padecía ELA, para comprobar la seguridad del producto y determinar cuál era la dosis más alta tolerable en los pacientes con esta enfermedad, una dosis que en este caso es inferior a la que se utiliza para tratar otras patologías. Aunque este estudio es limitado por la pequeña muestra de pacientes, y porque en realidad se llevó a cabo para confirmar la seguridad de pimozida en los enfermos de ELA, los investigadores observaron que estos pacientes conservaban la funcionalidad de los músculos de su región tenar –en la palma de la mano–, cuya pérdida de control entre los dedos índice y pulgar es una de las primeras manifestaciones de la ELA.

Drapeau confía en haber encontrado una diana terapéutica adecuada para abordar la ELA en los seres humanos, pero todavía desconocen si el efecto de este fármaco es curativo, o únicamente preserva la función neuromuscular y podría estabilizar la enfermedad. Además, pimozida se asocia a importantes efectos adversos, por lo que solo se debe administrar a los pacientes de ELA en el contexto de la investigación clínica.

Los autores del trabajo pondrán en marcha próximamente un ensayo clínico en fase II en el que participarán 100 pacientes con ELA, y que durará seis meses, para intentar confirmar la seguridad de pimozida y analizar su efecto sobre la progresión de esta enfermedad neurodegenerativa, sus síntomas, y la calidad de vida de los afectados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD