PUBLICIDAD

Un parche dérmico diagnostica la fibrosis quística gracias al sudor

Un equipo liderado por el CSIC crea un nuevo dispositivo en forma de parche que se pega a la piel y es capaz de facilitar el diagnóstico de la fibrosis quística gracias al análisis de la salinidad del sudor del paciente.
Escrito por: Natalia Castejón

22/02/2019

Parche cutáneo que diagnostica la fibrosis quística

Ocho centímetros de largo por cuatro centímetros de ancho, es lo que mide el nuevo parche inteligente creado por un equipo de científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que se coloca en la piel para diagnosticar de una manera fácil, rápida y barata los casos de fibrosis quística, una enfermedad genética de las glándulas sudoríparas y mucosas relacionada con la infancia.

Los resultados de los ensayos realizados con este nuevo sensor fueron publicados en la revista Microsystems & Nanoengineering tras validar el sistema de 40 de ellos. Este dispositivo consiste en una batería, un parche y un sensor, todo en uno, que genera más o menos potencia en función de si el sudor es más o menos salado, es decir, más o menos conductor de la electricidad.

Los pacientes con fibrosis quística tienen el sudor más salado

Hay que recordar que la fibrosis quística es una enfermedad que afecta a las zonas del cuerpo que generan secreciones, además de provocar infecciones e inflamaciones en el hígado, pulmón, páncreas y en el sistema reproductor. Uno de los síntomas de esta enfermedad es que el sudor de los afectados es más salado que el de las personas sanas, por lo que, con este nuevo parche, y con la realización de algo de ejercicio que fomente la sudoración, se podría conocer el posible diagnóstico de la fibrosis quística casi de inmediato.

El nuevo dispositivo, además de diagnosticar la fibrosis quística, también podría usarse para analizar el sudor de los deportistas y medir el nivel de salinidad del agua de riego

El parche cuenta con dos pequeñas ventanas, si se enciende una de ellas significa que la persona tiene un nivel de sal normal en el sudor y, por tanto, no tiene fibrosis quística. Sin embargo, si son ambas pantallas las que se encienden al entrar en contacto con la transpiración, el resultado será positivo.

Los investigadores creen que este dispositivo podría desarrollarse para ser usado en muchos más ámbitos además de como diagnóstico de la fibrosis quística, por ejemplo, como una herramienta para analizar el sudor en los deportistas o el nivel de sal que tienen diferentes aguas de riego.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD