Crean un apósito de seda para heridas capaz de detectar infecciones

Desarrollan un apósito de seda y nanodiamantes que es capaz de detectar la temperatura de una herida, indicando si existe una infección, y favorece la cicatrización de quemaduras, heridas crónicas e injertos de piel.
Escrito por: Natalia Castejón

16/10/2020

Apósito de seda para heridas capaz de detectar infecciones

Fuente: Daniel Oldfield

Las heridas en la piel, como las quemaduras, los injertos de piel o los daños crónicos, deben examinarse con frecuencia en busca de hinchazón, enrojecimiento o un aumento de la temperatura de la zona que indique una posible infección, una tarea ardua y que resulta dolorosa para el paciente, pues es necesario levantar continuamente el parche que cubre la lesión. Sin embargo, esto podría cambiar gracias a un nuevo apósito inteligente para heridas que alerta de las infecciones y mejora el cicatrizado.

Esta nueva tecnología ha sido desarrollada por miembros de la Universidad RMIT (Australia) gracias a dos materiales, la seda y los nanodiamantes, y con ellos se podrían detectar más rápido las infecciones sin tener que retirar el apósito colocado, además de promover la curación de la piel y evitar la posible entrada de ciertas bacterias a la herida.

Los nanodiamantes detectan cambios en la temperatura de la herida, alertando de una posible infección sin necesidad de retirar el vendaje

Según explica la Dra. Asma Khalid, una de las autoras del estudio, a las fibras de seda del parche se le han incrustado nanodiamantes mediante el electrohilado –una técnica para fabricar fibras en escala micro y nanométrica–. Este material detecta la temperatura biológica de manera muy precisa y el control del calor puede alertar de la posible infección en la herida, pues el aumento del calor es uno de los primeros signos de que algo no va bien.

Un apósito eficaz contra bacterias gram negativas

La investigación que ha comprobado la efectividad de este nuevo apósito, publicada en ACS Applied Materials & Interfaces, también ha encontrado que esta tecnología muestra una resistencia antibacteriana muy alta a bacterias gram negativas, principales responsables de las infecciones de las heridas cutáneas.

La conclusión a la que llegan los investigadores es que este nuevo tipo de vendaje podría marcar un antes y un después en el tratamiento de las heridas en la piel, pues se podrán detectar los primeros signos de infección y se protegerá la lesión de posibles bacterias, todo ello manteniendo el flujo de oxígeno y nutrientes en la zona afectada.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD