Se duplica la mortalidad por infarto durante la pandemia por COVID-19

La mortalidad hospitalaria por infarto se ha duplicado en España durante la pandemia por coronavirus, y se ha reducido el número de pacientes que acuden al hospital cuando tienen síntomas compatibles con este problema cardíaco.
Escrito por: Eva Salabert

15/09/2020

Se duplica la mortalidad por infarto durante la pandemia por coronavirus

La infección por coronavirus es un problema de salud pública con graves consecuencias, que van más allá del número de muertos por su causa, o las secuelas que deja en algunos pacientes, porque también tiene un tremendo impacto sobre las personas afectadas por otras enfermedades. Y es que durante pandemia por COVID-19 en España se ha duplicado el número de fallecimientos por infarto de miocardio registrados en los hospitales, según revela un nuevo estudio de la Sociedad Española de Cardiología.

En el estudio, denominado 'Impacto de la COVID-19 en el tratamiento del infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST. La experiencia española’, se ha evaluado la mortalidad hospitalaria por infarto en 75 hospitales españoles y se han comparado los procedimientos llevados a cabo y los resultados en dos grupos de pacientes (los atendidos entre el 1 y el 30 de abril de 2019, antes de aparecer el SARS-CoV-2, y los tratados entre el 16 de marzo y el 14 de abril de 2020, durante la primera ola de infecciones), teniendo en cuenta las características de dichos pacientes.

El miedo a contagiarse con el coronavirus es una de las principales razones por la que muchos pacientes con síntomas de infarto no han acudido al hospital

Los resultados del trabajo muestran que el COVID-19 ha tenido "un tremendo impacto sobre la mortalidad aguda por infarto" y que "la mortalidad hospitalaria por esta causa prácticamente se ha duplicado durante la pandemia en comparación con el periodo previo", como explica el cardiólogo Oriol Rodríguez Leor, primer firmante del estudio, que añade que "después de tener en cuenta variables que actúan como factores de confusión hemos visto que las cifras son un 88% superiores en el periodo estudiado en 2020 con respecto a 2019".

Pacientes con infarto no van al hospital por miedo al coronavirus

La nueva investigación es la continuación de otra que se hizo hace varios meses y en la que se observó que el temor a infectarse con el coronavirus disminuyó en un 40% los infartos que se atendieron en la primera semana de la pandemia, y los nuevos datos confirman la tendencia en la reducción del número de pacientes que fueron atendidos con sospecha de infarto, aunque la bajada de las cifras ha sido más moderada que en el anterior.

Durante la pandemia por COVID-19 se ha incrementado el tiempo que tarda el paciente con un infarto en recibir atención médica, que ha pasado de 200 a 233 minutos

Rodríguez Leor señala que la reducción del 40% que se observó al inicio se situó en un 28% menos de pacientes con síntomas compatibles con infarto cuando se ampliaron los datos incluyendo más semanas de pandemia, una cifra que todavía es muy alta según este experto, que afirma que el miedo a contagiarse con el coronavirus es una de las principales razones por la que muchos enfermos no han acudido al hospital.

Otro de los datos revelados por el estudio es que se ha producido un incremento en el tiempo de isquemia (los minutos que pasan desde que comienzan los síntomas del infarto hasta que el afectado recibe asistencia médica), ya que mientras que antes de la pandemia era de 200 minutos, durante la pandemia ascendió a 233, y es un lapso de tiempo fundamental porque determina el pronóstico de la enfermedad, tanto respecto a la mortalidad, como a las probabilidades de desarrollar complicaciones.

"El infarto mata más que la Covid y hay que acudir al médico lo antes posible"

El especialista, sin embargo, ha querido destacar que el sistema "aguantó la presión" y funcionó correctamente en la atención a los pacientes con infarto, ya que no se han detectado diferencias ni en el tiempo ni en la manera de tratar a estos enfermos, y a más del 94% de estos pacientes se les sometió a una angioplastia primaria, que es el tratamiento de elección del infarto agudo de miocardio.

De hecho, el Dr. Ángel Cequier, presidente de la SEC, ha asegurado que “a pesar de la pandemia, los servicios de cardiología de los hospitales españoles han estado y están preparados para seguir atendiendo perfectamente a los pacientes con patología cardiovascular aguda”.

Por ello, y como incide el Dr. Rodríguez Leor, es imprescindible recordar a la población que solicite ayuda médica ante cualquier signo de infarto como "la opresión en el pecho, el dolor en el brazo o la sensación de malestar general" porque "el infarto mata más que la Covid y hay que acudir al médico lo antes posible".

Fuente: Sociedad Española de Cardiología (SEC)

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD