PUBLICIDAD

Hallan las causas de la predisposición genética a leucemia linfática

La predisposición genética a desarrollar leucemia linfática crónica –el tipo de leucemia que más se diagnostica en adultos– es innata, y un grupo de investigadores ha descubierto las bases moleculares que favorecen su aparición.
Escrito por: Eva Salabert

06/09/2019

Leucemia

La leucemia linfática crónica (LLC) afecta a una de cada 2000 personas en los países occidentales, mientras que en Asia prácticamente no existe. Esto se debe a las diferencias en el ADN de los individuos de origen asiático y europeo, ya que el genoma de los segundos presenta ligeras variantes en su secuencia que les vuelven más propensos a desarrollar este tipo de cáncer.

La predisposición genética a padecer esta leucemia, que es la más frecuente en adultos y se suele diagnosticar a partir de los 60 años de edad, es innata, y un nuevo estudio realizado por científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), y publicado en Nature Communications, ha descubierto sus bases moleculares, y las razones por las que la enfermedad no se manifiesta antes.

Predisposición genética y otros factores de riesgo de la leucemia

En estudios anteriores ya se habían identificado 40 regiones relacionadas con el riesgo de sufrir LLC, y el mismo equipo de investigadores elaboró un mapa de las funciones del genoma de la leucemia el año pasado. Un mapa que, según ha explicado Iñaki Martín-Subero, investigador ICREA, les ha resultado muy útil para desentrañar dichas bases moleculares, aunque no han podido determinar los mecanismos y las razones por los que estas variantes genéticas predisponen a un individuo a la leucemia.

Además de la carga genética hay otros factores que influyen en el desarrollo de leucemia linfática crónica, como los hábitos de vida o la menor capacidad del sistema inmune asociada al envejecimiento

Los investigadores han descubierto que las modificaciones genéticas que predisponen a la enfermedad provocan sutiles desequilibrios en la regulación de los genes y el funcionamiento de los linfocitos. Elías Campo, director del IDIBAPS, y otro de los autores del trabajo, ha declarado que además de la carga genética hay otros factores que influyen en la aparición de la enfermedad, como los hábitos de vida o problemas asociados al envejecimiento como la menor capacidad del sistema inmune.

Esta investigación es una de las primeras que ha analizado de forma global la predisposición genética a desarrollar cáncer desde el punto de vista de las funciones del genoma, pero aún no es posible predecir con exactitud qué individuos padecerán leucemia, y cuáles no llegarán a tenerla.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD