Una nueva terapia demuestra eficacia contra el dolor lumbar crónico

Un medicamento –tanezumab– que inhibe la actividad nerviosa resulta eficaz para aliviar el dolor lumbar crónico a largo plazo, con menos efectos secundarios adversos que los AINE y los opioides, según un estudio internacional.
Escrito por: Eva Salabert

22/06/2020

Mujer con dolor lumbar

El fármaco tanezumab ha demostrado su eficacia para aliviar el dolor lumbar en pacientes con lumbalgia crónica –un problema de salud que se considera la principal causa de discapacidad a nivel mundial– en un nuevo estudio internacional. Este medicamento es un anticuerpo monoclonal que inhibe la actividad nerviosa y constituye un gran avance en la búsqueda de tratamientos no opioides contra el dolor crónico.

Con una sola dosis de tanezumab administrada bajo la piel una vez cada dos meses se consiguió un alivio a largo plazo del dolor lumbar crónico y también se consiguieron mejoras en la función relacionadas con la disminución de la intensidad del dolor, según ha explicado John Markman, director del Programa de Investigación Traslacional del Dolor en el Departamento de Neurocirugía del Centro Médico de la Universidad de Rochester (URMC) y autor principal del trabajo.

Una sola dosis de tanezumab administrada bajo la piel una vez cada dos meses consiguió un alivio a largo plazo del dolor lumbar crónico

La investigación –la primera que ha demostrado tanta eficacia en un tratamiento de este tipo– se llevó a cabo en 191 lugares de ocho países de América del Norte, Europa y Asia. Los investigadores están comprobando que determinadas proteínas presentes en el torrente sanguíneo incrementan la sensibilidad al dolor de las células del sistema nervioso. Una de estas proteínas, el factor de crecimiento nervioso (NGF, del inglés nerve growth factor) puede explicar por qué ciertos individuos experimentan un dolor de espalda más fuerte y crónico, y tanezumab actúa inhibiendo NGF.

Tanezumab tiene menos efectos secundarios que AINES y opioides

En este estudio se incluyó a pacientes con dolor lumbar crónico a los que no se había conseguido aliviar el dolor previamente con al menos tres tipos distintos de medicamentos para el dolor –incluidos los opioides– y a los que se consideraba "difíciles de tratar". Se excluyó del estudio a los individuos que presentaban síntomas y evidencias en radiografías de sufrir una artrosis entre moderada y severa.

Aunque tanezumab no se ha relacionado con los efectos adversos, a menudo graves, que provocan otros tratamientos que se emplean para aliviar el dolor lumbar como es el caso de los opioides o los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), sí se ha asociado con problemas en las articulaciones que pueden llegar a precisar un reemplazo articular. Por ello, los investigadores siguieron a los participantes durante un periodo de tiempo prolongado y determinaron que había la tasa de problemas articulares graves que requerían un reemplazo articular era baja.

"En el futuro, los médicos pueden tener que sopesar los diferentes riesgos de la cirugía de fusión lumbar, el uso crónico de opiáceos o los AINE contra el único riesgo que supone una forma rara pero rápidamente progresiva de un problema articular asociado con el bloqueo del factor de crecimiento nervioso –indica Markman–. Espero que el balance riesgo beneficio sea diferente para la artrosis que para el dolor lumbar crónico".

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD