Asocian una bacteria intestinal a mal pronóstico del cáncer rectal

La bacteria intestinal patógena 'Fusobacterium nucleatum' aumenta el riesgo de recaída o metástasis en pacientes con cáncer de recto, según un estudio que también la considera una potencial diana para nuevos tratamientos.
Escrito por: Eva Salabert

24/06/2020

Relacionan una bacteria intestinal a mal pronóstico del cáncer rectal

Un nuevo estudio identifica a la bacteria intestinal Fusobacterium nucleatum –que ya se había asociado a los tumores colorrectales– como un marcador pronóstico en cáncer de recto, ya que sus resultados muestran cómo la persistencia de este microorganismo patógeno tras un tratamiento con quimio-radioterapia neoadyuvante (nCRT) se vinculaba con elevadas tasas de recaídas en cáncer rectal localmente avanzado.

Paolo Nuciforo, investigador principal del Grupo de Oncología Molecular del Valle de Hebrón Instituto de Oncología (VHIO), ha explicado que en estudios realizados previamente descubrieron que esta bacteria patógena presente en la flora intestinal estaba relacionada con el cáncer colorrectal, y en la nueva investigación se han centrado en estudiar el papel que desempeña Fusobacterium en el cáncer rectal localmente avanzado y “su asociación con la respuesta al tratamiento y la supervivencia”.

Respuesta al tratamiento del cáncer rectal

Los científicos del VHIO señalan que hasta ahora el tratamiento estándar para los pacientes con cáncer rectal localmente avanzado consistía en nCRT seguida de cirugía, y que si tras la terapia se comprueba una ausencia de tumor residual en las muestras de cirugía los pacientes tienen un buen pronóstico, con una disminución de las recaídas locales y una mejor supervivencia, mientras que en caso de que la respuesta sea parcial o no haya respuesta al tratamiento no existen recomendaciones sobre cuál es el abordaje que puede dar mejores resultados en estos pacientes.

La presencia de 'Fusobacterium nucleatum' puede ayudar a saber qué pacientes con cáncer rectal que no han tenido una respuesta completa al tratamiento tienen más riesgo de recaída o metástasis

Como indica Nuciforo, en la actualidad no se dispone de ningún marcador que ayude a predecir cuáles son los pacientes que van a experimentar una recidiva de la enfermedad, y cuáles no, por lo que “no es posible adecuar y reforzar el tratamiento en los que tienen más riesgo, o no dar nada a aquellos que no van a recaer”.

Para realizar el nuevo estudio, que se ha publicado en Annals of Oncology, se analizaron 254 muestras procedentes de 143 pacientes con adenocarcinomas rectales empleando hibridación de ARN in situ y análisis de imagen digital, lo que permitió determinar la presencia y abundancia de Fusobacterium nucleatum. La presencia de la bacteria en dichas muestras se comprobó antes y después del tratamiento de nCRT.

Cáncer de recto positivo o negativo a 'Fusobacterium'

Los investigadores observaron que en los tumores de los pacientes no tratados la presencia de Fusobacterium nucleatum no tenía ningún valor pronóstico, y que en los que recibían un tratamiento preoperatorio, no resultaba útil como un marcador predictivo para identificar a los pacientes que iban a tener una respuesta patológica completa y a los que no.

Sin embargo, según afirma Nuciforo, comprobaron “que aunque la presencia de Fusobacterium nucleatum no predice la respuesta, sí que nos puede servir para saber en cuáles de aquellos pacientes en que no hubo respuesta completa al tratamiento había más riesgo de recaída o metástasis”.

'Fusobacterium nucleatum' puede convertirse en una nueva diana para ayudar a mejorar la respuesta de los pacientes al tratamiento del cáncer de recto

Estos hallazgos, destacan los científicos del VHIO, han servido para introducir el concepto de microbiotipo tumoral. Así, el equipo liderado por Nuciforo dividió los cánceres de recto en dos microbiotipos: positivo o negativo a Fusobacterium. “Los pacientes con tumores residuales a la cirugía negativos tenían un buen comportamiento. En cambio, si eran positivos, el riesgo de recaída en dos o tres años era 7 veces más alto que en los negativos, por lo que estos pacientes tenían un peor pronóstico. En base a esto, en la práctica clínica se pueden tomar decisiones que ayuden a manejar este riesgo”, detalla Nuciforo.

Microambiente del tumor y respuesta inmune

Los autores del trabajo señalan que la presencia de la bacteria en la microbiota intestinal que influye en el comportamiento del tumor de recto se relaciona con el microambiente tumoral y la respuesta inmunológica. Nuciforo explica que cuando Fusobacterium nucleatum persiste tras el tratamiento "se crea un  microambiente inmunosupresor que evita que las células del sistema inmune puedan atacar al tumor con eficacia”. Por el contrario, añade, cuando no detectaban la presencia de la bacteria aumentaba el número de células T CD8+ y se producía una mayor respuesta inflamatoria.

Gracias a estos hallazgos Fusobacterium nucleatum puede convertirse en una nueva diana de estrategias que ayuden a mejorar la respuesta de los pacientes al tratamiento. Nuciforo concluye que creen que es posible generar un microambiente antitumoral eliminando esta bacteria, por lo que resulta interesante continuar investigando en esta línea para desarrollar nuevos tratamientos que permitan "reducir el riesgo de escape del sistema inmune”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD