El coronavirus SARS-CoV-2 infecta las células del intestino

El coronavirus SARS-CoV-2 puede infectar las células del intestino y propagarse en las mismas, según un estudio que podría explicar los síntomas gastrointestinales del COVID-19 y la presencia del virus en las heces de infectados.
Escrito por: Eva Salabert

04/05/2020

El coronavirus infecta las células del intestino

Aunque la fiebre y la tos seca se consideraron desde el principio como los síntomas más característicos de la infección por coronavirus SARS-Cov-2, numerosos pacientes han referido otras manifestaciones clínicas, desde trastornos neurológicos como la pérdida repentina del sentido del olfato o el gusto, dolores musculares o cefalea, a problemas gastrointestinales como diarrea o náuseas.

Ahora, una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto Hubrecht (Utrecht), el Centro Médico de la Universidad Erasmus MC (Rotterdam) y la Universidad de Maastricht, todos en Países Bajos, ha revelado que el virus que provoca el COVID-19, es capaz de infectar las células intestinales de las personas y multiplicarse en ellas.

Los organoides modelo del intestino humano se infectaban rápidamente, y la cantidad de células infectadas aumentaba con el tiempo

Los investigadores utilizaron modelos del intestino humano en forma de organoides que es posible cultivar en el laboratorio. Agregaron el virus a estas pequeñas versiones del intestino y observaron que se infectaban rápidamente, y que la cantidad de células infectadas aumentaba con el tiempo. Además, utilizando microscopios electrónicos e innovadoras vías para visualizar los diferentes componentes de las células con gran detalle, hallaron partículas virales dentro y fuera de las células, comprobando que el patógeno se estaba replicando in vitro con éxito.

Monitorear la respuesta de las células al patógeno, les proporcionó un nuevo modelo de cultivo celular para estudiar el COVID-19. Hans Clever, uno de los autores del trabajo ha explicado que los organoides contienen las células del revestimiento del intestino de las personas por lo que constituyen un modelo apropiado para estudiar la infección por SARS-CoV-2.

El SARS-CoV-2, presente en el tracto gastrointestinal y en las heces

Los resultados del estudio, que se han publicado en Science, podrían explicar por qué alrededor de un tercio de los pacientes con COVID-19 experimentan síntomas gastrointestinales como diarrea, y el hecho de que el virus se detecte también con frecuencia en las muestras de heces de los infectados, mucho después de que hayan desaparecido los síntomas respiratorios, lo que sugiere que el virus también se puede propagar por la vía denominada transmisión fecal-oral.

Aunque los órganos respiratorios y gastrointestinales parezcan muy distintos, existen ciertas semejanzas importantes. Una similitud especialmente interesante en este caso es la presencia del receptor ACE2, que es el que utiliza el SARS-CoV-2 para invadir las células. El interior del intestino está revestido con receptores ACE2. Sin embargo, hasta ahora no se sabía si las células intestinales en realidad podrían infectarse y producir partículas virales.

Un tercio de los pacientes con COVID-19 sufren síntomas gastrointestinales como diarrea, y el virus se detecta con frecuencia en muestras de heces

Estos científicos también cultivaron organoides en diferentes condiciones para obtener células con niveles más altos y más bajos del receptor ACE2, y se sorprendieron al observar que el virus infectaba tanto las células con niveles altos del receptor ACE2, como aquellas con niveles bajos. Los hallazgos del estudio pueden conducir a la búsqueda de nuevas formas de bloquear la entrada del virus en nuestras células.

Bart Haagmans, investigador del Centro Médico de la Universidad Erasmus, y otro de los autores del estudio, ha afirmado que sus hallazgos demuestran que el SARS-CoV-2 se puede multiplicar en las células del tracto gastrointestinal, por lo que aunque aún se desconoce si el coronavirus presente en el intestino de los enfermos de COVID-19 desempeña un papel clave en la transmisión de esta enfermedad infecciosa, es algo que se debería analizar con cuidado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD