Un 36% de pacientes con COVID-19 pueden sufrir síntomas neurológicos

El 36% de los infectados por coronavirus presentan síntomas neurológicos como cefalea, confusión, alteraciones del gusto y olfato, dolor muscular o debilidad, y la SEN ha elaborado un manual para identificar y manejar estos problemas.
Escrito por: Eva Salabert

20/04/2020

Alteraciones neurológicas por COVID-19

Los síntomas más frecuentes y conocidos del COVID-19 afectan especialmente al aparato respiratorio, pero es muy frecuente que el paciente manifieste también síntomas neurológicos como cefalea, una pérdida repentina y sin motivo aparente del olfato (anosmia) y el gusto (ageusia), dolores musculares, debilidad, mareos o confusión, según advierten los expertos de la Sociedad Española de Neurología, que acaban de publicar el Manual COVID-19 para el neurólogo general, que ayudará a estos y otros profesionales sanitarios a identificar signos o manifestaciones de tipo neurológico en pacientes con COVID-19.

Y no parece que sea algo precisamente anecdótico, ya que estiman desde la SEN que más de un tercio de los pacientes podrían presentar este tipo de afectación neurológica. Como ha explicado el Dr. José Miguel Láinez, Presidente de la SEN, también “se están describiendo múltiples perfiles clínicos con afectación del sistema nervioso central y periférico, cuya frecuencia y alcance están aún por determinar”.

Las manifestaciones neurológicas más frecuentes asociadas al COVID-19 registradas por la SEN son:síndrome confusional o encefalopatía leve-moderada, ictus, anosmia/hiposmia y cefaleas

El manual incluye capítulos dedicados a los mecanismos fisiopatogénicos de afectación neurológica por este coronavirus, o las interacciones e incompatibilidades de los fármacos que se suelen emplear en neurología con los que se usan para tratar el COVID-19, así como consejos para manejar algunas de las complicaciones neurológicas observadas, como crisis epilépticas, ictus o síndrome confusional. Para elaborarlo, la SEN ha llevado a cabo iniciativas para conocer mejor la enfermedad por coronavirus, como un registro de las manifestaciones y complicaciones neurológicas que han sufrido los pacientes, o una revisión de las evidencias científicas que se han obtenido hasta el momento.

Síntomas neurológicos de la infección por coronavirus

Los primeros estudios que se han realizado en China para determinar el porcentaje de pacientes infectados por el coronavirus SARS-CoV-2 que presentaban síntomas y síndromes neurológicos clásicos identificables han mostrado que más de un 36% de ellos experimentaba estos síntomas, entre los que destacaban por su frecuencia: mareo/vértigo (17%), dolor de cabeza (13%) y pérdida de gusto (6%) o de olfato (5%). Además, se observó que los pacientes graves tenían más riesgo de padecer ictus (6% frente al 1% en pacientes leves), bajo nivel de conciencia (15% vs 2%) y afectación muscular (19% vs 5%).

Mujer con síntomas neurológicos por COVID-19

Las investigaciones europeas publicadas hasta ahora, además de casos de ictus, han revelado que los signos neurológicos más habituales en pacientes con COVID-19 son cefalea, confusión, alteraciones del gusto y olfato, dolor muscular y debilidad. De hecho, un estudio que se llevó a cabo en 12 hospitales europeos señaló que un 85,6% de estos pacientes presentaba una alteración en su capacidad olfativa y un 88% en el gusto, por lo que diversas sociedades científicas, incluida la SEN, recomiendan considerar la anosmia un síntoma de la enfermedad.

“Con excepción de las enfermedades vasculares, las enfermedades neurológicas no suponen un mayor riesgo 'per se' para desarrollar formas graves de la enfermedad causada por el coronavirus”

Las manifestaciones neurológicas más frecuentes que se han recogido en el Registro COVID-19 de la SEN –que todavía se está elaborando– son: síndrome confusional o encefalopatía leve-moderada (28,3%), ictus (22,8%), anosmia/hiposmia (19,6%) y cefaleas (14,1%), estando referidos estos porcentajes al total de los más de 100 casos registrados. En España, los neurólogos han atendido casos de encefalopatía grave o coma, crisis epilépticas, encefalitis, polirradiculoneuropatías, parálisis facial y parálisis de nervios oculomotores.

A pesar de estos datos, el Dr. David Ezpeleta, Secretario de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Neurología, ha querido resaltar que el hecho de que el COVID-19 se dé al mismo tiempo que un proceso neurológico no indica necesariamente causalidad, y que “dada la elevada frecuencia de personas infectadas, es perfectamente posible que procesos neurológicos convencionales tengan relación cronológica con la infección, sin que los primeros se deban a la segunda ni a sus consecuencias sistémicas”.

Relación entre COVID-19 e ictus

Respecto a los ictus, los expertos de la SEN opinan que en muchos casos podría tratarse de una coincidencia porque no es raro que, sobre todo en el caso de las personas de edad avanzada, algunos pacientes con ictus se hayan infectado también con el SARS-CoV-2, aunque también creen que el estado protrombótico-proinflamatorio que provoca esta infección haya podido desempeñar un papel clave en la aparición de un ictus.

Así, el Dr. David García Azorín, Vocal de la Sociedad Española de Neurología, ha recordado que las personas con enfermedades neurológicas habituales siguen manifestando síntomas asociados a las mismas, que pueden ser malinterpretados en el marco epidemiológico del coronavirus, o quedar enmascarados por la infección.

Desde la Sociedad Española de Neurología también han querido dar un mensaje de tranquilidad a todos los pacientes porque, afirman “con excepción de las enfermedades vasculares, las enfermedades neurológicas no suponen un mayor riesgo per se para desarrollar formas graves de la enfermedad causada por el coronavirus”. Por esta razón aconsejan a los pacientes que mantengan la adherencia a sus tratamientos, y en caso de duda, consulten con su neurólogo. “No hay que hacer cambios o suspender un tratamiento sin supervisión médica”, declara el Dr. Láinez.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD