El coronavirus persiste más tiempo en heces que en tejido respiratorio

Las heces de pacientes con COVID-19 pueden tener coronavirus hasta 22 días después del inicio de la enfermedad –más tiempo que en tejido respiratorio–, lo que se debe tener en cuenta en la prevención y control de la epidemia.
Escrito por: Eva Salabert

27/04/2020

El COVID-19 persiste más tiempo en heces que en tejido respiratorio

El coronavirus SARS-CoV-2 permanece más tiempo en las heces de los pacientes con COVID-19 que en su tejido respiratorio, según revela una reciente investigación de la Universidad de Zhejiang, en China, que se ha publicado en British Medical Journal, en la que se han analizado 3.497 muestras respiratorias, de heces, de suero y de orina, procedentes de 96 pacientes diagnosticados con la infección –22 de ellos con una forma leve de la enfermedad y 74 graves–. Los datos se recogieron entre el 19 de enero y el 20 de marzo de este año.

Los autores del trabajo calcularon las cargas virales de dichas muestras, lo que consiste en medir la cantidad de virus presente en un individuo infectado, ya que cuanto más elevada es dicha carga viral, más cantidad de virus puede transmitir dicho paciente a su entorno. La infección vírica de todos los pacientes estudiados se había confirmado mediante el análisis de muestras de expectoración y saliva.

Permanencia del coronavirus en el cuerpo y carga viral del infectado

Los resultados del estudio mostraron que el coronavirus estaba presente en las heces de 55 pacientes, en el suero de 39 y en la orina de uno, y que la duración promedio del SARS-CoV-2 en las heces era de 22 días, de 18 días en el tejido respiratorio, y de 16 días en el suero.

Además, también se observó que en los pacientes con COVID-19 grave la duración media del virus en las muestras respiratorias es de 21 días, mientras que en aquellos pacientes más leves permanecía 14 días, un tiempo significativamente menor. Así, mientras que en los pacientes leves las cargas virales en las muestras respiratorias llegaron a su punto álgido en la segunda semana desde el inicio de la enfermedad, dichas cargas virales continuaron siendo elevadas durante la tercera semana en el caso de los pacientes con enfermedad grave. La permanencia del virus también fue mayor en los pacientes mayores de 60 años, y en los varones.

La duración promedio del SARS-CoV-2 en las muestras de heces de los pacientes era de 22 días, de 18 días en el tejido respiratorio, y de 16 días en el suero

En las cargas virales se encontraron diferencias significativas dependiendo del tipo de muestra analizada; la carga más alta se observó en las muestras respiratorias, seguidas por las muestras de heces y las de suero. Sin embargo, no hubo diferencias importantes en las cargas virales de las muestras de heces y suero en pacientes leves y graves.

Los autores del trabajo han reconocido que presenta limitaciones porque se ha estudiado a un pequeño número de pacientes y la calidad de las muestras recogidas podría afectar a los resultados obtenidos. Sin embargo, afirman que sus hallazgos indican que la presencia del SARS-CoV-2 es significativamente más duradera en las muestras de heces, lo que destaca la necesidad de extremar las precauciones en el manejo de dichas muestras en la prevención y control de la epidemia, y que el virus persiste durante más tiempo cuando la carga viral es superior, y alcanza su nivel máximo más tardíamente en el tejido respiratorio de los pacientes graves.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD