PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición y diarrea
La dieta es clave para paliar los efectos de la diarrea, evitar la deshidratación y no agravar el proceso. Te explicamos cuáles son las medidas dietéticas que debes adoptar si sufres esta molesta afección intestinal.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Causas de diarrea

Causas de diarrea

La diarrea puede tener diferentes causas, pero estas son las más habituales:

Gastroenteritis vírica

Las gastroenteritis son procesos que se deben a la presencia de virus en el tubo intestinal y que provocan sintomatología preferentemente digestiva. Muy comunes en todas las etapas de la vida, pero especialmente en la lactancia e infancia. Los bebés poseen un sistema inmunológico -encargado de luchar contra estas afecciones-, que no está totalmente maduro y desarrollado. Además, la sintomatología de dolor y malestar y la intensa anorexia producen una bajada de peso muy marcada en algunos casos y que hace que la recuperación sea más lenta y dificultosa.

Toxiinfecciones alimentarias

Son las producidas por consumir alimentos o bebidas en mal estado, ya que poseen microorganismos patógenos, es decir, nocivos para la salud. En los países occidentales la mayoría de las toxiinfecciones alimentarias están originadas por Salmonella y Campylobacter. Pero también existen otros microorganismos patógenos como el Staphylococcus aureus, la Escherichia coli, el Bacillus cereus o los Clostridium. La mayoría de estas contaminaciones producen sintomatología digestiva y la diarrea está presente en todas ellas. Muchas veces, la diarrea va acompañada de náuseas, vómitos, dolor abdominal, etcétera, originando lo que se conoce como gastroenteritis.

En el mundo, la toxiinfección alimentaria que se produce con mayor frecuencia y que se cobra millares de víctimas es el cólera, producido por el Vibrio cholerae, que contamina el agua que se bebe en muchos lugares y la convierte en no apta para el consumo. Esta infección provoca como síntoma característico la diarrea en forma de “granos de arroz”, denominada así precisamente por el aspecto de las deposiciones.

Intolerancias alimentarias

Son casos en los que existe una deficiencia de algún componente necesario para la correcta digestión de los nutrientes. Si ese elemento no se encuentra en cantidad suficiente para romper todas las moléculas, estas son demasiado grandes para atravesar la pared intestinal y pasar a la sangre, por lo que quedan en la luz intestinal y van avanzando hacia la parte final del intestino arrastrando a su paso agua para poder ir en solución. Algunas de las más comunes son la intolerancia a la lactosa o al gluten.

Ingesta de fármacos

Algunos medicamentos tienen, como efecto secundario, la producción de síntomas gastrointestinales. Los más frecuentes son determinados antibióticos y algunos citostáticos utilizados en tratamientos contra el cáncer. La ingesta abusiva y descontrolada de laxantes, productos destinados a evitar el estreñimiento, también puede ocasionar diarreas.

Patologías del tubo digestivo

Algunas patologías crónicas que afectan al intestino, como la enfermedad de Crohn, el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa, etcétera, suelen cursar con etapas de normalidad y brotes agudos de la enfermedad, donde la inflamación del intestino provoca alteraciones en su motilidad y funcionalidad, dando lugar a diarreas, alternadas con periodos de estreñimiento.

Intervenciones digestivas

Entre las intervenciones digestivas, la que provoca más diarreas y de forma más crónica es la gastrectomía o resección gástrica. En estas intervenciones se deja inutilizada una parte del estómago con el objetivo de reducir así la ingesta de alimentos y conseguir una pérdida de peso en pacientes con obesidad mórbida resistente a otros tratamientos. Sin embargo, uno de los efectos no deseables es la diarrea, que ocurre en muchas ocasiones debido a la imposibilidad de digerir o absorber los alimentos que se ingieren.

Actualizado: 28 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD