Menos del 1% de los que han superado el COVID-19 se vuelve a infectar

Un estudio danés de millones de PCR ha confirmado que la reinfección por coronavirus es muy poco frecuente, ya que menos del 1% de los que han superado el COVID-19 se vuelve a infectar, aunque es más probable en mayores de 65 años.
Escrito por: Eva Salabert

18/03/2021

Reinfección por coronavirus es muy rara

El 80% de las personas que han superado una infección por coronavirus menores de 65 años estarían protegidas frente a una nueva infección, un porcentaje que se rebajaría al 47% en aquellos mayores que superan esa edad, según los hallazgos del mayor estudio realizado hasta ahora sobre el riesgo de reinfección, llevado a cabo en Dinamarca. En concreto, revela que menos del 1% de los que contrajeron COVID-19 durante la primera ola volvieron a contagiarse en la segunda.

Estudios previos ya habían señalado que las reinfecciones por SARS-CoV-2 eran bastante infrecuentes, y la mayoría de ellos mostraban porcentajes de reinfectados inferiores al 1%, pero se habían llevado a cabo con grupos reducidos de personas o en un corto margen de tiempo. Sin embargo, en la nueva investigación, realizada por científicos del Statens Serum Institute (SSI), el centro para el control de enfermedades de Dinamarca, se ha aprovechado que en ese país las pruebas PCR para detectar el virus son gratuitas y están al alcance de todos –aunque no tengan síntomas– y esto les ha permitido acceder a millones de resultados obtenidos a lo largo del tiempo.

Solo el 0,65% de los que dieron positivo por coronavirus durante la primera ola de la pandemia (entre febrero y mayo) tuvieron una PCR positiva durante la segunda ola (de septiembre a diciembre)

En este país pasaron de hacer algunos centenares de PCR en febrero a realizar pruebas cada semana al 10% de sus 5,8 millones de habitantes, de forma que el 31 de diciembre de 2020, que es cuando terminó el estudio, más de dos tercios de la población se había realizado como mínimo una prueba, y la mitad de los ciudadanos dos o más. En total, el año pasado se hicieron 10 millones de test PCR en Dinamarca.

La investigación, que se ha publicado en The Lancet, ha mostrado que solo el 0,65% de los que dieron positivo por coronavirus durante la primera ola de la pandemia (entre febrero y mayo) tuvieron de nuevo una PCR positiva durante la segunda ola (de septiembre a diciembre) y no se detectó ningún caso de triple infección.

Más riesgo de reinfección por coronavirus en mayores de 65 años

Los investigadores disponían tanto de la identidad de las personas que se habían hecho la PCR y de su resultado, como de las fechas en las que se llevaron a cabo las sucesivas pruebas, y esto les permitió estimar que el 80% de los que habían superado la infección mantenían la inmunidad natural durante al menos seis meses, pero que este porcentaje bajaba al 47% en el caso de individuos mayores de 65 años.

Steen Ethelberg, epidemiólogo del SSI y principal autor del estudio, ha declarado a través de una nota que su estudio confirma “lo que otros sugerían: la reinfección con COVID es rara entre las personas sanas y jóvenes, pero los mayores tienen un riesgo mayor de volver a contagiarse”.

La inmunidad conferida por virus similares al SARS-CoV-2, como los responsables de las epidemias de SARS y MERS, duró entre dos y tres años

Este experto ha explicado cómo calcularon la protección que ofrecería la inmunidad adquirida con la primera infección: “Nos detuvimos en aquellos que se hicieron la prueba durante la primera ola, en primavera, y comparamos cómo les fue en la segunda tanto a los que dieron positivo como a los negativos. Es decir, contamos cuántos salieron positivo entre los que ya lo habían dado y los comparamos con los que resultaron negativo en la primera ola”. Comprobaron que las personas del grupo que no se había contagiado previamente, dieron positivo cinco veces más en otoño. “Eso nos da una diferencia de tasa de 0,195 y una protección (inmunidad observada) del 80,5%”, informa en un correo.

La Dra. Daniela Michlmayr, también del ISS y coautora del estudio ha afirmado que no observaron nada que indique que “la protección contra la reinfección baje dentro de los seis meses de haber tenido la COVID”, y que la inmunidad conferida por virus similares al SARS-CoV-2, como los responsables de las epidemias de SARS y MERS a principios de siglo, duró entre dos y tres años. Aunque, según Michlmayr, “se necesita un seguimiento continuo de la COVID para comprender sus efectos a largo plazo sobre las posibilidades de que los pacientes se infecten de nuevo”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD