PUBLICIDAD

MERS
El síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS-CoV), detectado por primera vez en Arabia Saudita, provoca enfermedades pulmonares graves y es mortal en el 30% de los casos.

Qué es el MERS

Actualizado: 19 de marzo de 2020

El síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (o simplemente MERS) es una enfermedad vírica zoonótica transmitida por un nuevo coronavirus (el MERS-CoV). Fue descrita por primera vez en el año 2012, en Arabia Saudí, cuando el Dr. Ali Mohamed Zaki aisló el microorganismo en un paciente con una enfermedad pulmonar severa. Este virus pertenece a la familia de coronavirus, un tipo de virus que habitualmente provocan síntomas de resfriado y catarros leves. Sin embargo, este coronavirus es muy agresivo y era completamente nuevo, se sospecha que pudo tener un origen animal y que mutó desde un virus de los murciélagos, que a su vez pudo trasmitirse a los camellos. Así, también se apunta a los dromedarios como una fuente animal de infección humana, tanto por contacto directo como indirecto (su leche) con un animal infectado.

Si el virus llega a ser transmitido a un ser humano, le provoca una peligrosa infección respiratoria que deriva en síntomas similares a los de una gripe o una neumonía, y que pueden llegar a afectar a todos los sitemas del organismo, pudiendo provocar la muerte del afectado entre 3-5 casos de cada 10 (tasa de mortalidad aproximada del 35%), especialmente si el paciente ya sufría otra enfermedad previa al contagio.

Desde el año 2012 la mayoría de los casos, en torno al 80% según datos de la OMS, han sucedido en Oriente Medio. El resto se distribuyen en 27 países. Los países que han detectado la mayoría de los casos son: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Oman, Kuwait, Yemen, Jordania y Líbano. Pero la movilidad de los viajeros entre continentes es una realidad hoy en día, por eso se han dado casos aislados de infecciones por MERS en muchos otros países del mundo, entre ellos: Reino Unido, Francia, EE.UU., Grecia, Egipto, Países Bajos, Italia, Túnez, Malasia y un caso en España.

Esto convierte al MERS en una enfermedad infecciosa de carácter mundial y que puso en alerta a todos los gobiernos del mundo. En la actualidad se están estudiando métodos de prevención, que pueden ser similares a los establecidos para evitar el contagio por Staphylococcus aureus meticilín resistente (SAMR).

A pesar de todo ello, afortunadamente el contagio persona a persona es limitado, y los brotes solo aparecen de forma aislada entre familiares de afectados, en centros hospitalarios o de trabajo. El número de casos a nivel mundial aún es muy bajo, cerca de 2500 según datos de 2019 (el número de fallecidos por MERS a nivel global ronda los 850), lo que permite a la OMS afirmar que por el momento esta patología se mantiene bajo control y que, a fecha de hoy, no reúne los requerimientos para declararla una emergencia de salud pública internacional.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD