Un análisis de sangre podría predecir el desarrollo de COVID-19 grave

Medir los niveles de un tipo de anticuerpos autoinmunes de pacientes con COVID-19 mediante un análisis de sangre podría ayudar a predecir si se enfermarán de forma severa o si requerirán de ventilación para respirar.
Escrito por: Natalia Castejón

10/09/2021

Tubo con muestra de sangre

Es difícil determinar qué pacientes con COVID-19 desarrollarán la enfermedad de manera grave, algo que podría cambiar gracias al descubrimiento de un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), que indica que mediante una analítica de sangre se podría saber si la persona tendrá un coronavirus severo o si necesitará ventilación adicional para respirar.

La presencia de anticuerpos autoinmunes en las muestras sanguíneas de pacientes COVID-19 pueden indicar que el sistema inmune reaccionará mal a la enfermedad, haciendo que se manifieste de manera severa

Al parecer, esto es posible midiendo la presencia de moléculas especiales de defensa del sistema inmunológico en la sangre, llamadas anticuerpos autoinmunes. Estas moléculas se han asociado a un peor pronóstico de la enfermedad en personas ingresadas con COVID-19. Las pruebas fueron llevadas a cabo en 115 personas hospitalizadas por contagio con el SARS-CoV-2 y de las que se examinaron historiales médicos, análisis de sangre, niveles de oxígeno en sangre, enzimas hepáticas y función renal, todo ello se comparó con los niveles de anticuerpos autoinmunes.

Los resultados, publicados en la revista Life Science Alliance, mostraron que el 36% de los participantes presentaban anticuerpos autoinmunes al ser ingresados. Además, encontraron que los niveles de anticuerpos anti-ADN y anti-fosfatidilserina estaban asociados a la gravedad de la enfermedad. Concretamente el 86% y el 93% de los que presentaban altos niveles de anticuerpos anti-ADN y anti-fosfatidilserina tuvieron un COVID-19 severo.

El anti-ADN asociado a trombosis y daño en el corazón

Los niveles de anticuerpos anti-ADN se asociaron con incrementos en la coagulación sanguínea o trombosis y con la muerte celular, especialmente en el caso del tejido muscular. Los investigadores dicen que en los casos más graves de COVID-19 se han encontrado tanto trombosis –que causan coágulos sanguíneos potencialmente mortales–, como daño al tejido muscular, especialmente en el del corazón.

“Nuestras observaciones generales sugieren que en casos graves de COVID-19, la producción de anticuerpos autoinmunes juega un papel clave en la coagulación sanguínea y la muerte celular”, indica la investigadora principal del estudio Ana Rodríguez. “Nuestro estudio agrega evidencia a la premisa subyacente de que la respuesta equivocada del sistema inmunológico está causando más daño que la propia infección viral”.

Los tratamientos futuros del COVID-19 podrían incluir inyecciones de anticuerpos de donantes sanos para diluir la presencia de anticuerpos autoinmunes

Y es que aquellos que enferman gravemente por el coronavirus comienzan su deterioro al menos una semana o más después del inicio de los síntomas, cuando los niveles del virus están bajando en el cuerpo, lo que podría indicar que la clave está en la reacción de la persona a la infección, más que el virus en sí.

Aunque hacen falta más estudios al respecto, la autora cree que, de demostrarse, los tratamientos futuros del COVID-19 podrían incluir inyecciones de anticuerpos procedentes de donantes sanos, que ayudarían a diluir la presencia de anticuerpos autoinmunes, los que fomentan la enfermedad severa.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD