Una mutación genética del coronavirus puede volverlo "más contagioso"

Una cepa del coronavirus más contagiosa que predomina en Europa desde abril es la responsable de la mayoría de los casos de la segunda ola de la pandemia en Houston (EE.UU.), lo que señala su expansión a nivel mundial.
Escrito por: Eva Salabert

04/11/2020

Variación genética del coronavirus

Una versión del coronavirus que podría tener una mayor capacidad infectiva ha sido identificada por un equipo de investigadores estadounidenses del Houston Methodist Hospital de Houston (Texas, EE.UU.) como la cepa más prevalente en la segunda ola de la pandemia en la ciudad de Houston. Esta cepa del SARS-CoV-2 parece que genera una mayor carga viral en los afectados y es más contagiosa, aunque aún no se sabe si es más letal, o no.

Los investigadores han atribuido su mayor infectividad a la presencia de un aminoácido en las espigas de proteína del virus que le proporcionan su característica imagen de corona. En un artículo publicado en la revista científica mBio han explicado que "la detección de cepas con presencia del aminoácido Gly614 en la espiga de proteína, un polimorfismo que ha sido vinculado a una mayor transmisión e infectividad celular in vitro, aumentaron significativamente con el tiempo y causaron virtualmente todos los casos de COVID-19 en la masiva segunda ola de la enfermedad".

Una cepa predominante en Europa desde finales de abril

A finales de la primavera empezaron a detectar en Houston la prevalencia de esta cepa más contagiosa del coronavirus, que ya había sido localizada antes en Europa. Los autores del estudio analizaron a más de 5.000 pacientes con COVID-19 de Houston y descubrieron que mientras durante la primera ola de la pandemia el 71% de los nuevos coronavirus identificados en pacientes en Houston tenían esta mutación, dicho porcentaje había aumentado hasta el 99,9% en la segunda ola.

La cepa del coronavirus con la variante Gly614 se ha convertido en la predominante en muy poco tiempo porque tiene más facilidad para infectar las células humanas

En Europa, según ha explicado el Dr. Jordi Vila, presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), la cepa inicial del SARS-CoV-2 prevaleció hasta marzo, pero a finales de abril empezó a predominar esta nueva versión del virus, probablemente debido a su mayor capacidad de transmisión. Según este experto, el hecho de que ahora se haya identificado también en Houston demuestra que esta cepa se ha propagado por todo el mundo.

Mayor facilidad para infectar las células humanas

La nueva investigación ha comprobado que la cepa con la mutación en la espiga del virus –con la variante Gly614– se ha convertido en la predominante en muy poco tiempo debido a que tiene más facilidad para infectar las células humanas en comparación con las cepas víricas anteriores. Según sus autores, sus hallazgos demuestran que las cepas con la variante Gly614 eran mucho más frecuentes en la región metropolitana de Houston durante la segunda ola en comparación con la primera. Esta mutación que ha conferido al virus una mayor capacidad infectiva podría estar detrás de la agresividad de la segunda ola de la pandemia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD