PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Diseñan una proteína capaz de reducir el peso corporal y el colesterol

Investigadores estadounidenses han diseñado una terapia basada en una proteína que ha conseguido reducir el peso corporal, la ingesta de alimentos calóricos y los niveles de colesterol en ratones y macacos obesos.
Concepto de mujer con sobrpeso

24 de Octubre de 2017

Tras observar que los ratones, las ratas y los seres humanos con obesidad presentan niveles elevados de concentraciones séricas de una proteína denominada GDF15 –encargada de regular la sensación de hambre– en comparación con sus congéneres delgados, un equipo de científicos de Amgen Inc. en San Francisco (Estados Unidos) ha desarrollado una terapia derivada de esta molécula –imposible de sintetizar hasta ahora en un laboratorio–, que ha demostrado su capacidad para disminuir el peso corporal, la ingesta de alimentos calóricos y los niveles de colesterol y de insulina en la sangre.

Los autores del estudio, cuyos resultados se han publicado en Science of Traslational Medicine, crearon dos proteínas de fusión diferentes que se mantienen más estables en la circulación sanguínea y mostraron mejores resultados que la propia GDF15 al ser inyectadas en ratones y macacos cangrejeros obesos, consiguiendo reducir eficazmente su peso corporal hasta un 10% en seis semanas, y sin causar aparentes efectos secundarios.

La terapia modificaba las preferencias dietéticas de los animales a los que había sida administrada, de manera que tras someterse a ella elegían alimentos menos calóricos

El tratamiento también modificó las preferencias dietéticas

La terapia administrada a los animales también modificaba sus preferencias dietéticas, de manera que tras someterse a ella elegían alimentos menos calóricos. Así, cuando se permitió que los ratones tratados pudieran escoger entre una alimentación estándar u otra muy calórica compuesta fundamentalmente por leche condensada, se decantaban por los alimentos con pocas calorías, mientras que los que no habían sido tratados consumían grandes cantidades de alimentos ricos en calorías.

Los investigadores han explicado que la GDF15 activó un grupo de neuronas que forma parte de un fragmento del eje intestino-cerebro, y aunque afirman que se necesitan nuevos estudios que permitan identificar el receptor celular de esta proteína antes de que los posibles tratamientos se utilicen en la práctica clínica, este y otros hallazgos similares suponen una gran esperanza para combatir la obesidad. Y es que, el sobrepeso es un problema de salud global como demuestra el hecho de que, según datos de 2015, 2.200 millones de personas en el mundo –el 30% de la población– tuvieran un índice de masa corporal (IMC) por encima de lo considerado saludable. Datos, que en el caso de la obesidad, se traducen en cerca de 650 millones de personas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD