Crean un nuevo test de olfato para párkinson, alzhéimer y COVID-19

Una nueva prueba de olfato podría servir para el diagnóstico de varias enfermedades relacionadas con la pérdida de olfato, entre ellas el COVID-19 y trastornos neurológicos crónicos como el párkinson y el alzhéimer.
Escrito por: Eva Salabert

30/04/2021

Test de olfato para párkinson o COVID

Los test de olfato tienen el potencial de facilitar el diagnóstico de ciertas patologías neurológicas, incluyendo la enfermedad de Parkinson y el alzhéimer. Lamentablemente, este tipo de pruebas no son fácilmente accesibles, son caras, y lleva mucho tiempo incluirlas en los sistemas de atención sanitaria.

Para resolver este problema un grupo de científicos de la Queen Mary University of London ha desarrollado una nueva prueba de olfato que incluye cápsulas de aceites aromáticos colocadas entre dos tiras de cintas adhesivas de una cara. Para hacer el test solo hay que frotar las cápsulas entre los dedos hasta que la cinta adhesiva se desprenda y libere el aroma que contienen las cápsulas. Basándose en la capacidad de una persona para reconocer estos olores, se generaría una puntuación que puede determinar si está experimentando una pérdida de olfato.

Test de olfato para el diagnóstico rápido de trastornos neurológicos

El Dr. Ahmed Ismail de la Queen Mary’s School of Engineering and Materials Science y líder del estudio ha dicho que su “test de olfato basado en cápsulas puede contribuir a un diagnóstico rápido de varias enfermedades relacionadas con la pérdida de olfato, entre las que se incluyen trastornos neurológicos crónicos como el párkinson y el alzhéimer, y también el COVID-19, que ya se sabe que afecta al sentido del olfato”.

Este experto ha añadido que al ser una prueba no invasiva y menos estresante, aporta más beneficios que el test de antígenos que se usa para detectar la infección por SARS-CoV-2, y que resulta especialmente ventajoso para evaluar a los niños, que generalmente se muestran horrorizados si tienen que introducirles un hisopo en la nariz; además, el nuevo test se puede hacer en el propio domicilio, añade.

El nuevo test de olfato, al ser una prueba no invasiva y menos estresante, aporta más beneficios que el test de antígenos que se usa para detectar la infección por SARS-CoV-2

El estudio en el que se ha probado el test se ha publicado en la revista Royal Society Interface, y ha demostrado que, en un pequeño grupo de ocho pacientes con párkinson los olores de los test fueron detectables. Los participantes también mencionaron que el proceso de romper las cápsulas era relativamente fácil, sobre todo para aquellos con temblores, en comparación con los tradicionales test de rascar y oler disponibles en el mercado.

El Dr. Ismail ha añadido que “la mayoría de los test de olfato que se comercializan se basan en el uso de elementos de cartón provistos de una cubierta fragante denominados rasca y huele, en los que debes rascar una tarjeta para liberar el olor. El problema con este método, dice, es que la cantidad de olor que se desprende depende de la intensidad del rascado de cada individuo, y esto puede afectar el resultado del test”.

“Nuestro test de olfato basado en cápsulas –señala– no presenta este problema porque la cantidad de olor que se desprende está controlada por la cantidad exacta de aceite encapsulada. La producción en masa del nuevo test también lo haría más barato que los test de rasca y huele”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD