PUBLICIDAD

Logran imprimir en 3D piel viva completa con vasos sanguíneos

Imprimen piel viva en 3D que incluye vasos sanguíneos y es similar a la natural, y la injertan en ratones logrando que se integre con el huésped, por lo que podría ayudar a personas con quemaduras, úlceras por presión o diabetes.
Escrito por: Natalia Castejón

07/11/2019

Impresión 3d de piel

La ciencia cada vez avanza más en la bioimpresión de órganos y tejidos, un hecho innovador que puede ayudar a muchas personas que necesitan realizarse un injerto o un trasplante. Un equipo de investigadores del Rensselaer Polytechnic Institute (EE.UU.) ha dado un paso más, pues ha conseguido crear impresiones en 3D de piel viva completa, es decir, que incluye los correspondientes vasos sanguíneos.

La técnica de bioimpresión usada para lograr esta hazaña, que ha sido presentada en un estudio publicado en la revista Tissue Engineering Part A, ha sido probada en ratones de laboratorio para comprobar si era aceptada por un organismo vivo. Según ha explicado Pankaj Karande, autor principal de la investigación, hasta ahora lo que se podía usar como producto clínico era una especie de tirita, que ayuda a que se acelere la curación de la herida, pero que acaba desprendiéndose y no se llega a integrar con el huésped.

La piel impresa en 3D recibe sangre y nutrientes del huésped al que se coloca, lo que permite que sea aceptada y no se desprenda

Para evitar que esto ocurra, en el nuevo tejido creado se agregaron células vitales al colágeno propio de los ratones –que es la sustancia encargada de crear piel nueva– para que se puedan desarrollar los vasos sanguíneos, y todo ello se añadió a una compleja red de epitelios impresos con tecnología 3D.

Un avance para pacientes con úlceras por presión

Tras este proceso, la piel impresa empieza a comunicarse y conectarse con los propios vasos sanguíneos del animal, por lo que la biología es la encargada de hacer que el injerto se vaya pareciendo cada vez más al tejido natural a lo largo de unas pocas semanas, según se observó en el estudio. Esto denota que existe una transferencia de sangre y nutrientes del huésped al injerto, que es lo que permite que este se mantenga vivo y no se desprenda como ocurría hasta ahora.

Karande afirma que aún queda mucho trabajo por hacer en relación a su implementación e seres humanos para evitar que rechacen el injerto, especialmente en los pacientes con quemaduras graves, ya que en este tipo de lesiones se destruye gran parte de las terminaciones nerviosas y vasculares, que son necesarias para que la nueva piel sea aceptada en el injerto.

Sin embargo, el investigador explica que en los casos menos extremos, como por ejemplo en las úlceras por presión o para favorecer la cicatrización de heridas en personas con diabetes, podrían ser útiles sus impresiones de tejido, y su intención es seguir haciendo pruebas en humanos para continuar con el trabajo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD