PUBLICIDAD

Árnica, el antiinflamatorio natural externo
El árnica es una planta que constituye uno de los remedios de herbolario más habituales para aliviar dolores de tipo inflamatorio como golpes, artritis, tendinitis y problemas cutáneos, pero su uso inadecuado conlleva riesgos.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Qué es el árnica: dónde se encuentra y principios activos

Actualizado: 15 de abril de 2019

El árnica o Arnica Montana es una planta con una gran reputación y muy utilizada en la medicina rural, que ha mantenido su fama como eficaz antiinflamatorio natural en los remedios de herbolario y también como ingrediente farmacéutico. Pastores y campesinos del centro de Europa la vienen empleando desde antiguo para tratar una gran variedad de dolencias, y se la conocía también como tabaco de monte o tabaco de montaña.

Era costumbre recorrer los prados de montaña donde habita para cosecharla en su medio natural, pero hoy día se ha enrarecido bastante y es preferible evitar su recolección al aire libre y adquirir ejemplares procedentes de viveros medicinales. Además, por las características de la planta y su afinidad con otras muchas, los errores en su identificación han sido frecuentes. En cualquier caso, estamos ante una planta bella y prodigiosa, que es preciso salvaguardar, y que supone una interesante opción para aliviar molestias a nivel tópico.

En todo caso, conviene aclarar que sus efectos antiinflamatorios pueden ser útiles en casos leves de torceduras o golpes (de ahí que las madres suelan llevar una barra de árnica siempre consigo), sin embargo su efectividad es más cuestionable en hematomas o contusiones más importantes, por lo que igualmente conviene conocer bien su uso para evitar posibles efectos secundarios.

Cómo es y dónde se encuentra la Arnica montana

El Arnica montana L. es una hermosa planta rizomatosa muy glandulosa, de la familia de las compuestas, de hasta 60 cm de alto, con las hojas basales grandes y recubiertas de fina pilosidad, de forma ovado-lanceolada, agudas, y las superiores opuestas y mucho más reducidas. Flores amarillas agrupadas en capítulos grandes, con lígulas (flores externas del receptáculo) de hasta 30 mm de largo.

Crece en prados y pastizales de montaña, entre los 1.600 y los 2.400 metros de altitud, y está presente en las grandes sierras montañosas de Europa, desde Portugal a Escandinavia. En España la encontramos en los Pirineos y las montañas del Cantábrico, donde había sido muy común, aunque en los últimos decenios se ha hecho mucho más rara a causa de una extracción incontrolada y por las transformaciones de su hábitat. Florece durante el verano.

Principios activos del árnica

El árnica es una planta medicinal clásica de herbolario en Europa, que se viene utilizando desde antiguo. Se cosechan las flores en verano y las raíces en otoño, tanto de la especie nominal, Arnica montana, como de especies afines del mismo género como es el caso de Arnica chamissonis, que es la árnica norteamericana. La actividad farmacológica de la árnica se basa principalmente en su esencia, que se encuentra en la flores, pero también en la raíz, una vez sometida a destilación. El producto resultante, de coloración variable entre amarillenta o anaranjada, desprende un aroma que puede recordar a la manzanilla.

Los principios activos del Arnica montana que definen su acción terapéutica quedan enumerados a continuación:

  • Aceite esencial, con lactonas sesquiterpénicas como la helenalina, que le confiere todo su poder antiinflamatorio y analgésico, otras lactonas y sus ésteres derivados como los ácidos cafeico e isobutírico.
  • Dentro de la esencia se aprecian también derivados del timol, sesquiterpenos como humuleno y mirceno.
  • Flavonoides y pigmentos xantofílicos.
  • Cumarinas como la umbeliferona.
  • Colina.
  • Alcaloides pirrolizidínicos como la tusilagina.
  • Fitosteroles.
  • Taninos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD