El VIH se podría eliminar en neonatos con una dosis de anticuerpos

Una combinación de dos anticuerpos administrada en una sola dosis 30 horas después de la exposición al VIH previene la infección en monos recién nacidos, y podría servir como terapia en bebés hijos de madres seropositivas.
Escrito por: Eva Salabert

09/01/2020

Neonato con una dosis de anticuerpos

Una única dosis de la combinación de dos anticuerpos puede eliminar el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) en los bebés recién nacidos cuya madre sea seropositiva, según revela un estudio que se ha realizado con macacos rhesus. Esta terapia previene la transmisión vertical del VIH –de la mujer a su hijo que acaba de nacer– y se debe administrar 30 horas después de la exposición del neonato al virus.

El momento en que se administran los anticuerpos resulta clave, ya que los autores de la investigación han comprobado que las crías de macaco no desarrollaron SHIV –la forma del VIH del mono– cuando recibieron la dosis 30 horas después de haber estado expuestos al virus, pero cuando la terapia se pospuso hasta 48 horas, la mitad de los bebés macaco que recibieron cuatro dosis más pequeñas de la misma combinación de anticuerpos desarrollaron SHIV.

Los monos recién nacidos permanecían libres de SHIV tras recibir la terapia antirretroviral durante solo tres semanas, iniciando el tratamiento 48 después de la exposición al virus

El nuevo estudio, que se ha publicado en Nature Communications, ha sido liderado por Nancy Haigwood, profesora de Patobiología e Inmunología en la Escuela de Salud y Ciencia de la Universidad de Oregón y directora del Centro Nacional de Investigación de Primates de Oregón (EE.UU.), y sus resultados demuestran por primera vez que una dosis única de anticuerpos –PGT121 y VRC07-523– administrados tras la exposición viral resulta muy eficaz para prevenir la infección por SHIV en los macacos recién nacidos.

Reducir la frecuencia del tratamiento contra el VIH en los bebés

Los bebés cuyas madres son VIH positivas suelen recibir desde su nacimiento un cóctel de fármacos que deben tomar a diario durante alrededor de seis semanas antes de hacerse la prueba de nuevo. El problema es que si la prueba es positiva, el niño probablemente tendrá que seguir recibiendo la terapia antirretroviral el resto de su vida, con los potenciales efectos adversos que puede causarle a largo plazo.

Lo novedoso del estudio es que los monos recién nacidos permanecían libres de SHIV tras someterse a la terapia antirretroviral durante solo tres semanas, iniciando el tratamiento 48 después de la exposición al virus. Los nuevos anticuerpos, además, no son tóxicos, y es posible modificarlos para que se mantengan un tiempo prolongado en el organismo, lo que permite reducir la frecuencia del tratamiento, y por ello los investigadores analizan su capacidad para sustituir o complementar la terapia antirretroviral en los bebés recién nacidos de madres seropositivas, y también en los adultos infectados por el VIH.

Haigwood ha explicado que el siguiente objetivo de su equipo es comprobar si diversos anticuerpos, o una combinación de la terapia antirretroviral con anticuerpos, resultan todavía más efectivos para combatir el VIH, además de determinar si los anticuerpos que están probando realmente eliminan el virus, o solo impiden que este se replique.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD