PUBLICIDAD

Hallan un posible tratamiento para frenar el envejecimiento prematuro

Investigadores españoles han testado en peces cebra un posible tratamiento para detener el envejecimiento prematuro que sufren los pacientes con inmunodeficiencias, como les ocurre a los enfermos de sida.
Escrito por: Caridad Ruiz

06/11/2019

Sistema inmunitario para frenar el envejecimiento prematuro

Los enfermos de inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, como ocurre en los infectados por VIH, síndrome nefrótico o lupus, sufren entre otras complicaciones un envejecimiento prematuro. Ahora, un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han estudiado en peces cebra un posible tratamiento contra este efecto, tras confirmar que el sistema inmune juega un papel clave en el envejecimiento.

Estos científicos comprobaron como la mutación del gen Rag1, que en mamíferos como las personas provoca inmunodeficiencia grave (conocida como niño burbuja) causa sin embargo en estos peces un envejecimiento prematuro. Esta mutación genética provoca en estos animales que la respuesta inmune no se produzca por la ausencia de linfocitos, encargados además de elaborar anticuerpos y destruir las células tumorales. También observaron que esta mutación está asociada a un envejecimiento prematuro, menor esperanza de vida y el desarrollo de patologías propias de la edad avanzada. Estos peces, aunque se encuentren inmunodeprimidos y a diferencia de los mamíferos, no sufren infecciones.

La mutación del gen Rag1 impide que el sistema inmunológico se active y que se acelere el proceso de envejecimiento

Para los investigadores de este estudio, fruto de una década de trabajo y publicado en la revista Aging Cell, la causa de que esos peces cebra mutados envejezcan más pronto se encuentra en la inflamación que desarrollan al intentar compensar la ausencia de respuesta inmune. Esta inflamación genera a su vez un estrés oxidativo que daña el ADN, acortando los telómeros, los extremos de los cromosomas cuya longitud está asociada a la longevidad. Además, esa mutación podría afectar a la capacidad que tienen los organismos para reparar zonas del ADN celular.

Combinar un medicamento y un antioxidante retrasaría el envejecimiento

Los investigadores además evaluaron cómo la combinación de un fármaco, Navitoclax, y una molécula antioxidante, Acetilcarnitina, retrasan el envejecimiento. Navitoclax, un medicamento hoy en estudio para tratar algunos cánceres, podría destruir las células envejecidas y, por lo tanto, reducir las patologías asociadas con la edad avanzada. La Acetilcarnitina, por su parte, elimina el estrés oxidativo que daña las células madre. El siguiente paso de esta investigación será realizar ensayos clínicos en individuos con patologías inmunológicas, como los enfermos de sida, para comprobar la eficacia de este tratamiento en humanos.

Los investigadores eligieron a los peces cebra para este experimento porque tiene una similitud genética con el ser humano del 70%, y el 85% de los genes que causan enfermedades en los humanos también se encuentran en ellos. Además, por su pequeño tamaño no necesita grandes instalaciones en los laboratorios y su mantenimiento es más barato que el requerido por los ratones.

La investigación se realizó por el Grupo de Inmunología y Genómica del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, con la colaboración de investigadores de las universidades de Murcia y Miguel Hernández, el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, en Murcia, el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela y el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD