PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Dormir poco altera el cerebro y genera lapsus mentales

La falta de sueño ralentiza la actividad de las neuronas cerebrales causando un efecto similar al del abuso de alcohol, y provoca lapsus que alteran la memoria y la percepción del entorno y aumentan el riesgo de accidentes.
Persona que duerme poco

Cuando no se duerme lo suficiente las conexiones entre las neuronas fallan, provocando lapsus mentales.

10 de Noviembre de 2017

No dormir la cantidad de horas necesarias altera el funcionamiento de las neuronas cerebrales originando errores de comunicación entre ellas, lo que provoca lapsus mentales temporales que afectan a la memoria y a la percepción visual. La falta de sueño influye sobre nuestra forma de percibir y reaccionar ante el entorno y produce una especie de desconexión, similar a los efectos del abuso de alcohol, que nos lleva a tener despistes leves, pero que también disminuye nuestra capacidad de atención y nos hace más vulnerables a sufrir accidentes.

Estas son las principales conclusiones de una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de Tel Aviv, en Israel, y que se ha publicado en Nature Medicine, en la que participaron 12 pacientes con epilepsia que iban a ser sometidos a cirugía, y a los que previamente se monitorizó colocándoles electrodos en el cerebro con el objetivo de localizar la zona en la que se originaban sus crisis epilépticas.

Los pacientes tuvieron que permanecer despiertos toda la noche y se les pidió que clasificaran un conjunto de imágenes lo más rápidamente posible mientras se registraba la actividad de alrededor de 1.500 neuronas gracias a los electrodos, prestando especial atención a las situadas en el lóbulo temporal, por estar implicadas en la memoria y la percepción visual. Se observó así que a medida que los pacientes se encontraban más somnolientos la actividad de estas neuronas se enlentecía y debilitaba, y les resultaba más difícil proseguir con la tarea.

La falta de sueño tiene una influencia sobre el cerebro similar a los efectos del consumo excesivo de alcohol

La falta de sueño reduce nuestra actividad neuronal

La disminución de la actividad neuronal se acompañó de ondas cerebrales más lentas, como las que se producen durante el sueño, que alteraron el funcionamiento del cerebro de los pacientes y su rendimiento, según ha explicado Itzhak Fried, profesor de neurocirugía en la UCLA, y autor principal del trabajo, que ha añadido que esto sugiere que las zonas seleccionadas en los cerebros de los pacientes se hallaban dormitando –lo que originaba los lapsus mentales– mientras que el resto del cerebro se mantenía despierto y con un funcionamiento normal.

Los resultados del estudio –aunque se deben tomar con precaución por haberse realizado en un grupo reducido de personas– muestran la manera en la que la carencia de sueño puede afectar al cerebro. Además, Fried afirma que una intensa fatiga por falta de descanso tiene una influencia sobre el cerebro similar a los efectos del consumo excesivo de alcohol, y actualmente no disponemos de estándares legales o médicos que identifiquen a los conductores demasiado cansados de la misma forma en que se detecta a los que conducen ebrios, ya que la memoria y la toma de decisiones se alteran, por lo que deberían establecerse medidas para evitar que las personas se pusiesen al volante en esas condiciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD