Sufrir enfermedades vasculares hepáticas aumenta el riesgo de COVID-19

Un estudio multicéntrico del CIBEREHD concluye que los pacientes con enfermedades vasculares hepáticas tienen más riesgo de infectarse y sufrir complicaciones por SARS-CoV-2, con más probabilidades de ingreso hospitalario y muerte.

14/02/2022

Enfermedades vasculares hepáticas aumenta el riesgo de COVID-19

Los pacientes con enfermedades vasculares hepáticas tienen un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 y de sufrir complicaciones, que podrían derivar en ingreso hospitalario y muerte. Así lo demuestra un estudio multicéntrico de varios grupos del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) pertenecientes a la Red Española de Enfermedades Vasculares Hepáticas (REHEVASC), que ha sido publicado en Clinical Gastroenterology and Hepatology, y que por primera vez ha estudiado la respuesta a la infección de una gran cohorte de pacientes con enfermedades raras del hígado.

PUBLICIDAD

La estrecha colaboración entre los hospitales: Clínic y Sant Pau (Barcelona), Puerta de Hierro y Ramón y Cajal (Madrid), Marqués de Valdecilla (Santander) y Beaujon de Francia, coordinados por Anna Baiges y Juan Carlos García-Pagán, ha permitido por primera vez estudiar la respuesta a la infección por coronavirus de una gran cohorte de pacientes con enfermedades hepáticas raras. “Este trabajo es pionero y trata, por lo tanto, de determinar si los pacientes con enfermedades vasculares del hígado también representan una población vulnerable con mayor riesgo de complicaciones”, indica Juan Carlos Garcia-Pagán, jefe de grupo del CIBEREHD en el Hospital Clínic.

En este estudio se han incluido 968 pacientes con patologías vasculares hepáticas, que fueron seguidos desde el inicio de la pandemia y hasta marzo de 2021; de los cuales 274 sufrían enfermedad vascular portosinusoidal (afectación de los pequeños vasos intrahepáticos), 539 trombosis esplácnicas (atípicas) y 155 con síndrome Budd Chiari (obstrucción parcial o completa del flujo venoso hepático). Todas ellas tienen en común la presencia de hipertensión no cirrótica y un estado protrombótico subyacente.

PUBLICIDAD

Piden priorizar el acceso a la vacuna en estos pacientes hepáticos

De estos 968 pacientes, 138 (el 14%) sufrieron COVID-19 entre marzo de 2020 y marzo de 2021, y de ellos, solo 21 permanecieron completamente asintomáticos durante la infección. Según explica la investigadora del CIBEREHD y primera firmante, Anna Baiges, “nuestros resultados han puesto de manifiesto que los pacientes con estas enfermedades podrían tener un riesgo más elevado que la población general de infección por SARS-CoV-2, así como más posibilidades de ingreso hospitalario tanto en planta convencional (14% frente 7,3%) como en UCI (2% frente al 0,7%) y una mayor mortalidad (4% frente al 1,5%)”.

Estos pacientes cuentan con más posibilidades de ingreso hospitalario tanto en planta convencional (14% frente 7,3%), como en UCI (2% frente al 0,7%) y una mayor mortalidad (4% frente al 1,5%)

Los investigadores consideran que este estudio “ayuda a priorizar el acceso de esta población de riesgo a los programas de vacunación”, porque inicialmente no estaban contemplados como población vulnerable, como sí sucede con factores asociados como la edad avanzada, sexo masculino y comorbilidades como la hipertensión arterial, obesidad, enfermedades cardíacas o diabetes.

PUBLICIDAD

Fuente: CIBEREHD

Actualizado: 14 de febrero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD