El 40% de los infectados por viruela del mono tiene síntomas graves

Un estudio español encuentra que cuatro de cada 10 pacientes con viruela del mono sufren síntomas y lesiones dolorosas que necesitan atención médica, y que la principal vía de transmisión en el brote actual en España es el contacto directo.
Escrito por: Eva Salabert

09/08/2022

Monkeypox: síntomas graves en 40% casos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la viruela del mono una emergencia de salud pública de importancia internacional hace menos de tres semanas después de que se notificaran más de 16.000 casos en 75 países, una cifra que no ha dejado de incrementarse y que, según la OMS, ya ha alcanzado los 26.017 infectados. Además, nueve personas han fallecido por la enfermedad, dos de ellas en España, que es uno de los países donde se han registrado más infecciones. El pasado viernes había 4.942 infectados, de los que 139 han tenido que ser hospitalizados.

PUBLICIDAD

Ahora, un nuevo estudio español ha encontrado que cuatro de cada 10 personas infectadas por Monkeypox experimentan síntomas graves que necesitan atención médica. En este trabajo han participado tres centros sanitarios, el Hospital 12 de Octubre de Madrid, el Hospital Universitario Germans Trias-Fundación de Lucha contra las Infecciones y el Hospital Universitario Vall d'Hebron, ambos en Barcelona, y se han analizado datos de 181 pacientes con un diagnóstico confirmado de viruela del mono.

Los autores de la investigación, que se ha publicado en la revista científica The Lancet, destacan que la enfermedad que provoca este virus se manifiesta frecuentemente con formas atípicas y complicaciones distintas a las que se han descrito hasta ahora y que un 40% de los pacientes necesita tratamiento médico. Los hallazgos también apoyan la hipótesis que señala al contacto directo con la piel como principal vía de transmisión.

PUBLICIDAD

Lesiones dolorosas por viruela del simio y principal vía de contagio

La mediana de edad de los 181 pacientes que participaron en el estudio fue de 37 años, y 166 (92%) se identificaron como hombres homosexuales, bisexuales, u otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH), y 15 (8%) se identificaron como hombres heterosexuales o mujeres heterosexuales. Todos ellos tenían lesiones en la piel, 141 (78%) lesiones en la zona anogenital y 78 (43%) en la zona oral y perioral. 70 de estos pacientes (39%) sufrieron complicaciones que precisaron tratamiento: 45 (25%) tenían proctitis, 19 (10%) amigdalitis, 15 (8%) edema de pene, seis (3%) absceso y ocho (4%) exantema. Además, tres (2%) pacientes tuvieron que ser ingresados en un hospital.

Entre las complicaciones más frecuentes y dolorosas de la viruela del mono destacan las proctitis (inflamación del revestimiento interno de la pared del recto), la amigdalitis, el edema peneano y los abscesos

Eloy José Tarín-Vicente, médico adjunto del Servicio de Dermatología y Venereología del Hospital Universitario 12 de Octubre y uno de los autores del estudio ha explicado en declaraciones al diario El Mundo que “una de las complicaciones más frecuentes y dolorosas, e incluso motivo de ingreso son las proctitis [inflamación del revestimiento interno de la pared del recto], en un 25% de los casos. A esta le siguen la amigdalitis, edema peneano, y los abscesos. Un 40% de los pacientes requirió tratamiento médico, mayoritariamente para reducir el dolor causado por estas manifestaciones”.

PUBLICIDAD

A este respecto, otro de los autores, el Dr. Oriol Mitjà, explica cómo son las complicaciones que “producen dolor de intensidad elevada, por un lado, la inflamación de la mucosa anal y, por otro, la ulceración de las amígdalas palatinas. La primera produce dolor al defecar y la segunda dificulta tragar el alimento. Se tratan con analgésicos y antiinflamatorios de diferente intensidad y por vía de administración rectal u oral, según cual sea la afectación”. Pero “en no pocos casos, nos encontramos con pacientes que requieren el ingreso porque no pueden llegar a tragar y los umbrales del dolor son tan, tan elevados, que ingresan para poder pautarles analgésicos potentes”, añade Tarín.

Para hacer pruebas de PCR se ofrecieron a los participantes hisopos de lesiones, anales y orofaringe. Los resultados de estas pruebas mostraron que la carga viral era mayor en las lesiones que en las muestras extraídas de la faringe, lo que indica que la vía aérea es menos importante para la transmisión de la infección que el contacto directo.

PUBLICIDAD

Según apuntan los investigadores “Los hisopos de lesiones mostraron las cargas virales más altas, lo que, combinado con el historial de exposición sexual y la distribución de las lesiones, sugiere que el contacto cercano es probablemente la ruta de transmisión dominante en el brote actual”. De hecho, y según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, los encuentros sexuales están siendo la principal vía de transmisión: el 80% de los casos.

El Monkeypox podría haber mutado

Los virus experimentan mutaciones y una posible mutación del Monkeypox también explicaría que el contacto directo fuera ahora una vía de contagio más eficaz que a través de las vías respiratorias. Según ha explicado Mitjà, en brotes anteriores de viruela del simio se presuponía que las gotitas de saliva eran la forma de transmisión más común, lo que también se había observado en modelos animales. Sin embargo, “Los nuevos datos nos hacen presumir que las infecciones a través de las vías respiratorias son muy bajas. Ahora hay una inoculación local y seguramente una replicación también local [en los alrededores de la zona que entra en contacto con el virus]”, afirma.

PUBLICIDAD

En el nuevo estudio también se ha comprobado que el periodo de incubación del virus se sitúa en alrededor de siete días, y no entre los 15 y los 22 que era la duración que se había atribuido a los anteriores brotes de viruela del mono en la República Democrática del Congo. Por ello, los investigadores advierten que una semana es un tiempo insuficiente para que la vacuna post exposición a los contactos de los casos confirmados haga efecto y opinan que, de acuerdo a los datos obtenidos, “tiene más sentido centrarse en la inoculación preexposición de los grupos de riesgo [algo que ya se hace en paralelo a los anteriores]”, señala Tarín.

Actualizado: 9 de agosto de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD