PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Intoxicación por monóxido de carbono
Cuando debido a una fuga, se inhala monóxido de carbono, este penetra en el organismo poniendo en peligro la vida. Saber detectar la presencia de este gas y cómo actuar ante una intoxicación puede salvarte.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Causas de una intoxicación por monóxido de carbono

Causas de una intoxicación por monóxido de carbono

La acumulación de humo en una habitación puede ser una pista que indique una posible fuga de CO.

Existen muchas máquinas y aparatos que para su funcionamiento necesitan combustible, y como desecho producen monóxido de carbono (CO). Estamos rodeados de estas máquinas a diario y en principio no supone un mayor problema porque contamos con sistemas de ventilación y seguridad. Pero cuando alguno de estos mecanismos falla o cuando no existe suficiente ventilación los niveles de CO aumentan, y no se necesita una concentración muy alta para que comiencen a ser tóxicos.

Algunas de las fuentes de emisión más comunes de CO que pueden causar una intoxicación por monóxido de carbono en caso de fuga son:

  • Aparatos y electrodomésticos mal instalados o con indebido mantenimiento, como cocinas de gas, calentadores y estufas, son fuentes de monóxido de carbono que utilizamos a diario.
  • Tubos de ventilación bloqueados que impidan la salida de gases y hacen que el CO se acumule.
  • Incendios.
  • Motores de vehículos, especialmente peligrosos cuando están encendidos en los garajes o lugares cerrados.
  • Cualquier cosa que queme carbón o leña, como chimeneas o parrillas.

Cómo detectar una fuga de monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas que no huele a nada ni se puede ver o detectar con facilidad. Sin embargo hay indicios claves que si aprendemos a detectar sabremos cuándo hay niveles altos de CO en el ambiente. Además, se dan ocasiones en las que las concentraciones no llegan a ser mortales pero si pueden causar algunos problemas de salud, en cuyo caso nos encontramos pruebas concluyentes.

  • Todas las personas de la vivienda presentan los mismos síntomas y éstos concuerdan con los de intoxicación por monóxido de carbono.
  • Los síntomas desaparecen cuando la persona sale de casa por una temporada, por ejemplo, de vacaciones, y vuelven a aparecen al volver a casa.
  • Los síntomas suelen ser estacionales, por ejemplo, si existe una fuga en el sistema de calefacción, dan más dolores de cabeza en invierno que es cuando se usa más.
  • Las mascotas también caen enfermas, muchas veces empiezan a mostrar síntomas antes que los humanos.

Además, pueden existir otras pistas que indiquen una posible fuga de gas:

  • Marcas negras delante de las válvulas de gas.
  • Marcas negras alrededor de las calderas, estufas o chimeneas.
  • Acúmulo de humo en una habitación.
  • Llamas amarillas en lugar de azules provenientes de aparatos de gas, como los fogones de la cocina.

Actualizado: 19 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD