PUBLICIDAD

Mal agudo de montaña
Cuando se acometen ascensiones a grandes altitudes sin la aclimatación necesaria, tu cuerpo puede sufrir el llamado mal agudo de montaña o mal de altura. Aprende cómo debes actuar para evitar sus consecuencias.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Causas del mal de montaña

Actualizado: 14 de noviembre de 2016

Los síntomas del mal de altura aparecen conforme se va ascendiendo y la presión atmosférica baja, disminuyendo así la presión parcial del oxígeno y por tanto, su disponibilidad. Las causas del mal de montaña más frecuentes que se pueden ver en los afectados son:

  • Un ascenso demasiado rápido que no deje al cuerpo aclimatarse, como por ejemplo subir a zonas de gran altitud en vehículos en lugar de a pie.
  • Ascender sin tener una preparación física previa. Obviamente alguien que nunca ha estado por encima de los 2.000 metros de altitud encontrará más difícil adaptarse a esas condiciones que alguien con experiencia. Es muy común ver esto en jóvenes inexpertos demasiado ansiosos por completar el objetivo del ascenso a la montaña.
  • La mala alimentación o una hidratación insuficiente también pueden dificultar el proceso de aclimatación del cuerpo a la altitud.

El llamado mal de altura o soroche es un problema que afecta con más facilidad a personas de menor edad (menores de 50 años, debido a que su sistema nervioso es más inmaduro o a que ascienden más deprisa que personas más mayores), o que viven en zonas donde la altitud no sobrepasa los 1.000 metros.

También existe una susceptibilidad personal a padecerlo que puede variar de un individuo a otro. Y recuerda que si has padecido antes mal de montaña es más factible que te vuelva a suceder en condiciones similares.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD