Diversos problemas de salud, tanto físicos, como psicológicos o emocionales, pueden estar detrás de este tipo de problema sexual; incluso los efectos secundarios de terminados medicamentos. Se reconocen las siguientes causas como desencadenante de la disfunción eréctil:

  1. Causas vasculares y estructurales: entre ellas destaca la enfermedad de La Peyronie (desviación patológica de la curvatura del pene). Otros procesos patológicos implicados pueden ser los trasplantes renales, el síndrome de Leriche (afección vascular de las arterias ilíacas), el bypass de aorta a iliacas o femorales, la fractura de los cuerpos cavernosos.
  2. Causas neurológicas: en este grupo cabe destacar el ictus, la enfermedad de Parkinson, el alzhéimer, la esclerosis múltiple y la apnea del sueño. A otro nivel, el de la médula, otros procesos como la hernia discal, el infarto medular o las enfermedades desmielinizantes pueden ser el origen de un problema de disfunción eréctil.
  3. Causas hormonales: algunas enfermedades hepáticas, tumores que producen estrógenos, tumores hipofisarios, la enfermedad de Cushing, la insuficiencia suprarrenal o algunos tratamientos hormonales, entre otros.
  4. Causas psicológicas: algunos expertos estiman que un 20-30% de los casos de disfunción eréctil tienen su origen en una causa psicológica como depresión, ansiedad, psicosis, miedo al embarazo, baja autoestima o problemas con la propia imagen.
  5. Causas farmacológicas: el uso de fármacos conocidos como los betabloqueantes (propranolol, atenolol), antidepresivos como los tricíclicos, algunos que alteran la prolactina como el haloperidol, los opiáceos, la cimetidina; y diuréticos como la espironolactona y las tiazidas, pueden derivar en un problema de disfunción eréctil.

Creado: 15 de marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD