PUBLICIDAD

Los principales factores de riesgo asociados a la disfunción eréctil son los siguientes:

  • Edad: la probabilidad de padecer disfunción eréctil, así como su severidad, se incrementan conforme aumenta la edad, aunque no debe ser considerada como una consecuencia inevitable de la misma.
  • Diabetes mellitus: es la enfermedad endocrina asociada con mayor frecuencia a esta enfermedad. La probabilidad de padecer disfunción eréctil es tres veces superior en pacientes con diabetes mellitus en comparación con la de la población general. El 15% de los varones sanos con disfunción eréctil presentan una sobrecarga de glucosa alterada. Los mecanismos etiopatogénicos implicados en el desarrollo de de la disfunción eréctil en los  diabéticos serían vasculares, neuropáticos y por disfunción gonadal.
  • Enfermedad cardiovascular: se ha demostrado la asociación de disfunción eréctil con la presencia de cardiopatía, hipertensión arterial, enfermedad vascular periférica y descenso del colesterol HDL.
  • Sedentarismo: la actividad física se ha demostrado como un factor protector ya que disminuye el riesgo de disfunción eréctil hasta en un 70%. La práctica deportiva regular disminuye el número de casos nuevos a lo largo del tiempo.
  • Obesidad: igualmente se ha demostrado que la perdida de peso en personas con disfunción y obesidad mejora la capacidad eréctil del pene.
  • Tabaquismo.
  • Secundaria a fármacos: hasta el 25% de los casos se debe a medicamentos. Los fármacos que causan hiperprolactinemia, que disminuyen los niveles de testosterona, psicotropos (antidepresivos y benzodiacepinas) y antihipertensivos como los betabloqueantes (atenolol, propranolol).
  • Secundaria al consumo de drogas: cocaína, heroína, alcohol, marihuana, metadona, etcétera.
  • Trastornos afectivos: se han relacionado con la aparición de disfunción eréctil tanto las causas psicológicas como la baja autoestima, los conflictos de pareja, el estrés, una educación sexual muy prohibitiva, traumas o abusos sexuales en la infancia, trastornos de identidad sexual, o trastornos psiquiátricos como la depresión, la ansiedad y la psicosis.
  • Extirpación de la próstata: cuando es preciso la intervención que elimina la próstata por alguna enfermedad de ésta (hiperplasia, tumores) se puede originar una disfunción eréctil que oscila entre el 25-70% como resultado de la lesión indirecta de los nervios cavernosos y el aumento de tejido fibroso en los cuerpos cavernosos secundariamente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD