PUBLICIDAD

Salud al día
Fiebre del valle del Rift
La fiebre del valle del Rift es una enfermedad zoonótica localizada en África, Arabia Saudí y Yemen, que transmiten los mosquitos al ganado, y que de forma ocasional puede producir epidemias en humanos. Conoce sus peligros.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Síntomas de la fiebre del valle del Rift

Síntomas de la enfermedad valle del Rift

El período de incubación –el tiempo que pasa desde que se produce la infección hasta que aparecen los síntomas de la fiebre del valle del Rift– es de dos a seis días de media. Hay personas que no llegan a desarrollar síntomas. Normalmente los síntomas de la forma leve de la fiebre del valle del Rift duran entre cuatro y siete días. En ese tiempo, el sistema inmune fabrica anticuerpos y el virus desaparece de la sangre.

Lo más frecuente es que se produzca una forma leve de la enfermedad, con un síndrome febril inespecífico que se parece a la gripe. En estos casos los síntomas son fiebre, dolores musculares y articulares y dolor de cabeza. En algunos pacientes puede haber rigidez de nuca, con vómitos y fotofobia (sensibilidad aumentada a la luz, sobre todo con dolor de cabeza que empeora), incluso sin que haya afectación cerebral grave.

Tipos de fiebre del valle del Rift

En menos del 10% de los pacientes puede haber una forma grave de la enfermedad, distinguiéndose tres tipos distintos de fiebre del valle del Rift grave:

  • La afectación ocular en la que aparecen lesiones en la retina (casi siempre acompañadas de los síntomas generales pseudogripales) entre 1-3 semanas después de los síntomas iniciales. Los pacientes refieren ver peor o de forma borrosa. La mayoría de los pacientes se recuperan en 2-3 meses, aunque en casos de afectación macular habrá pérdida permanente de la capacidad visual en la mitad de los casos.
  • La encefalitis o meningoencefalitis, que afecta a menos del 1% de los pacientes. Se produce una inflamación del cerebro entre una y cuatro semanas (a veces incluso dos meses) después de los primeros síntomas generales. El paciente tiene dolor de cabeza muy intenso, con alucinaciones, confusión, convulsiones, letargia, e incluso coma. A pesar de todo, la mortalidad de esta forma es baja, si bien es frecuente que haya secuelas neurológicas.
  • La fiebre hemorrágica aparece en 2-4 días después del inicio de la enfermedad. Afortunadamente, afecta a menos del 1% de los infectados. Esta forma de la fiebre del valle del Rift tiene una mortalidad del 50% a los 3-6 días. Los síntomas consisten inicialmente en datos de fallo hepático con ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas). Después surgen los vómitos de sangre, las heces sanguinolentas, y el sangrado de encías, piel y nariz. También sangran los puntos de venopunción (donde se pincha para canalizar una vía o sacar sangre para una analítica).

Actualizado: 6 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD