PUBLICIDAD

Norovirus
El norovirus es el principal responsable de gastroenteritis aguda, ya que causa 685 millones de casos al año. Conoce sus síntomas, cómo hidratarse para recuperarse sin secuelas y las medidas para evitar su contagio.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la infección por norovirus

Madre quitando el pañal a su bebé

Los norovirus se contagian entre las personas por vía fecal-oral.

Los Norovirus son un género de virus de tipo RNA, que pertenecen a los Calicivirus. Otros virus de la misma familia son los Vesivirus (que afectan a cerdos, gatos y mamíferos marinos), Lagovirus (fiebre hemorrágica del conejo), Sapovirus (gastroenteritis en humanos) y Nebovirus (gastroenteritis en vacas). El primer norovirus se describió en 1972: fue el virus Norwalk, que se considera el prototipo de este grupo.

Los norovirus se contagian entre personas por vía fecal-oral sobre todo. Si se tiene contacto con las heces de una persona infectada se adquiere la infección con mucha facilidad. Por ejemplo, al cambiar el pañal de un niño con diarrea por norovirus, si luego se lleva la mano a la boca tras una higiene de manos deficiente, será muy probable que se produzca la transmisión. También los vómitos pueden transmitir este virus.

Es muy frecuente que las infecciones por norovirus se produzcan en forma de brotes en colectividades como guarderías, residencias de ancianos, cruceros, o establecimientos militares. Por supuesto, también se producen infecciones de forma secundaria en el ámbito familiar una vez que un miembro de la familia ha enfermado, sobre todo si no llevan a cabo las medidas de higiene suficientes.

Otra vía de contagio es a través de cualquier alimento que haya tenido contacto con agua contaminada por deposiciones con presencia de norovirus. Esto incluye la ingestión del agua contaminada, o incluso nadar en piscinas donde previamente han permanecido individuos enfermos, porque es fácil tragar de forma subrepticia una pequeña cantidad de agua. Es posible también que el marisco, el pescado o el hielo industrial, puedan estar contaminados.

El norovirus, además, es relativamente resistente al calor hasta los 140ºC, por lo que por ejemplo comer mejillones al vapor puede suponer un riesgo de contagio. El cloro puede inactivar el virus, pero debe estar a una concentración suficiente, de al menos 5.25%.

Por todo lo expuesto, las medidas de salud pública por parte de las autoridades sanitarias en el control de los brotes son fundamentales para evitar los contagios.

Actualizado: 25 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD