PUBLICIDAD

Salud al día
Norovirus
El norovirus es el principal responsable de gastroenteritis aguda, ya que causa 685 millones de casos al año. Conoce sus síntomas, cómo hidratarse para recuperarse sin secuelas y las medidas para evitar su contagio.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la infección por norovirus

Diagnóstico de la infección por norovirus

La información epidemiológica es clave para el diagnóstico del norovirus.

Los síntomas de la enfermedad por norovirus son inespecíficos, por lo que el cuadro clínico de por sí no es suficiente para diagnosticar que una gastroenteritis aguda haya sido causada por norovirus. Sin embargo, sí se puede sospechar su presencia basándose en la información epidemiológica (como la presencia de un brote en el entorno) y en la ausencia de otros patógenos documentados.

Habitualmente, no suele estar indicada la realización de estudios complementarios en los pacientes que tienen un cuadro de gastroenteritis aguda, al menos si la intensidad o la gravedad de la afectación es leve o moderada. En concreto, en los casos de gastroenteritis aguda no está indicada la realización de pruebas de imagen salvo sospecha de complicaciones graves.

Si se realizara una analítica sanguínea podrían detectarse algunas alteraciones menores no específicas. El recuento de glóbulos blancos en sangre periférica suele ser normal, o ligeramente aumentada a expensas de elevación de los neutrófilos de forma relativa, con un cierto descenso de los linfocitos. La función hepática suele ser normal. Solamente en casos de una afectación importante con ausencia de hidratación suficiente habrá alteraciones en los parámetros de función renal, como la urea o la creatinina.

El diagnóstico específico de norovirus se puede realizar con un estudio de heces de la persona afectada en los dos o tres primeros días desde el inicio de los síntomas, aunque a veces es posible encontrar presencia del virus incluso durante 2-3 semanas después de la recuperación. La técnica más utilizada es la reacción en cadera de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR). También se puede utilizar para analizar vómitos y muestras ambientales.

Otros métodos de diagnóstico son diversos tipos de enzimoinmunoensayos, aunque se utilizan fundamentalmente en casos de brotes porque su sensibilidad para el diagnóstico de casos individuales es menor del 50%. Esto quiere decir que en más de la mitad de los casos de gastroenteritis aguda por norovirus la prueba podría dar negativa.

En cualquier caso en la mayoría de los pacientes con gastroenteritis aguda no es necesario el diagnóstico etiológico para el manejo del caso particular. La importancia de estas pruebas está sobre todo en su uso para estudios epidemiológicos.

Actualizado: 25 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD