PUBLICIDAD

Norovirus
El norovirus es el principal responsable de gastroenteritis aguda, ya que causa 685 millones de casos al año. Conoce sus síntomas, cómo hidratarse para recuperarse sin secuelas y las medidas para evitar su contagio.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento de la infección por norovirus y prevención

Madre dando agua a su hija

En la mayoría de los casos la infección se resuelve por sí sola en días.

Como sucede con la mayoría las infecciones virales, tampoco para el norovirus hay un tratamiento específico. En la inmensa mayoría de los casos la gastroenteritis se resuelve por sí sola al cabo de unos pocos días, por lo que lo más importante es asegurar un adecuado estado de hidratación del paciente y también el aporte de sales minerales.

La deshidratación es el mayor riesgo de la infección por norovirus. En la inmensa mayoría de los casos la administración oral de líquidos isotónicos suele ser suficiente para reemplazar las pérdidas de líquidos. En los lactantes pequeños la leche materna es el mejor modo de hidratar al bebé.

En niños algo mayores y en adultos las soluciones comerciales de rehidratación, con sobres preparados que se deben disolver en agua, son la forma más fiable de administrar fluidos.

Otra opción es la preparación casera de la típica limonada alcalina con agua, sal, azúcar, bicarbonato y limón. No se recomienda la utilización de bebidas deportivas, puesto que por su contenido en azúcares –incluso aunque sean edulcorantes acalóricos– suponen una carga osmótica para el intestino que incluso puede empeorar la diarrea.

La administración de 20 mg de cinc durante 10-14 días acorta la duración de la diarrea y mejora los resultados del tratamiento.

En los casos en los que la toma oral de líquidos no es suficiente o posible por la situación del paciente, puede ser necesaria la administración de sueroterapia intravenosa en medio hospitalario. Esto sucede en los casos en los que los vómitos y la diarrea son muy intensos.

Lavar las manor
Lavarse las manos con frecuencia, y siempre después de ir al baño y antes de manipular alimentos, es clave para prevenir el norovirus.

La administración de fármacos contra los vómitos no se recomienda en niños. Tampoco suele ser recomendable administrar fármacos antidiarreicos. Esta enfermedad es de origen vírico, por lo que no está indicada la administración de antibióticos.

Cómo prevenir la infección por norovirus

No existe una vacuna para evitar la infección por norovirus. Por ello, las pautas más importantes de prevención se basan en medidas de higiene y de salud pública que también son eficaces para evitar otro tipo de gérmenes productores de gastroenteritis:

  • El lavado de manos tras ir al baño o cambiar pañales, y antes de comer.
  • El lavado de la fruta y la verdura antes de comerla o cocinarla.
  • El cocinado adecuado del pescado y el marisco.
  • Una persona con un proceso diarreico agudo no debería cocinar para otros, ni tampoco ir a trabajar o a la escuela.
  • La ropa y las sábanas manchadas de vómitos o heces deben lavarse de forma inmediata con agua caliente.
  • Las superficies contaminadas también se deben limpiar y desinfectar.

Actualizado: 25 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD