Shigelosis
La infección por Shigella o shigelosis es la gastroenteritis con mayor riesgo de contagio, y su principal síntoma es la diarrea, que puede llegar a ser grave. Unas correctas medidas higiénicas ayudan a prevenirla y a recuperarse.

Prevención de la shigelosis

Lavado de manos para prevenir la shigelosis
Para prevenir contagiarse de shiguella debes lavarte muy bien las manos tras ir al baño y cuando comas.

Actualizado: 29 de abril de 2020

Las medidas higiénicas son el pilar fundamental para prevenir el contagio por Shigella. De este modo, un correcto lavado de las manos con jabón es una de las medidas de prevención más eficaces en todos los grupos de edad. Además, hay otra serie de medidas que las autoridades sanitarias recomiendas para evitar la shigelosis:

  • Prevenir el contagio por Shigella: lavado de manos

    Lavarse bien las manos: se recomienda lavarse las manos cuidadosamente varias veces al día, especialmente antes de la manipulación y preparación de alimentos, antes de las comidas, o después de acudir al servicio, o bien tras cambiar pañales o ayudar a alguien a limpiarse tras haber defecado.

  • Prevenir el contagio por Shigella: pañales

    Manejo de pañales y deposiciones: si un sujeto está infectado y presenta diarrea es importante extremar las medidas higiénicas y controlar de forma rigurosa el manejo de las excretas. Los pañales de los niños infectados por Shigella deben tirarse a la basura dentro de una bolsa sellada, y la zona donde se ha realizado el cambio de pañales debe ser limpiada adecuadamente con productos desinfectantes.

  • Prevenir el contagio por Shigella: higiene en el adulto

    Extremar medidas en bebés y ancianos: cuando un niño en edad escolar se encuentra infectado es importante promover una serie de medidas higiénico-sanitarias en la guardería, para evitar el contagio a otros niños. Estas medidas son extensibles a pacientes ancianos internados en residencias de tercera edad. Esto es extremadamente importante, ya que como se dijo anteriormente la shigelosis es la gastroenteritis con mayor riesgo de contagio.

  • Prevenir el contagio por Shigella: potabilizar agua

    Potabilizar aguas: en los países subdesarrollados una medida importante en la prevención del contagio de esta bacteria sería una mejora en el tratamiento y potabilización de las aguas y en el manejo de las aguas residuales, para evitar su uso para riego de campos de cultivo, o incluso para consumo. La OMS ofrece una completa guía para la depuración y correcto suministro de agua.

  • Prevenir el contagio por Shigella: evita tragar agua

    Evita tragar el agua de piscinas, lagos o lagunas que no sepas si están adecuadamente tratadas.

  • Prevenir el contagio por Shigella: beber agua embotellada

    Reduce riesgos en tus viajes: en cualquier caso, cuando viajes a otros países sigue las recomendaciones para un consumo seguro de alimentos y bebidas, y recuerda las medidas básicas de lavado de manos.

  • Prevenir el contagio por Shigella: esperar a practicar sexo

    Esperar para practicar sexo: desde los CDC recuerdan que se deben evitar tener relaciones sexuales (vaginales, anales u orales) al menos una semana después de que tu pareja se haya recuperado de la diarrea, ya que las shigelas pueden permanecer en las heces durante varias semanas.

  • Prevenir el contagio por Shigella: promover la lactancia materna

    Promover la lactancia materna: los bebés y niños pequeños que son amamantados tienen menos episodios de diarrea o disentería debido a Shigella, y cuando se presenta la infección, esta es menos severa que en aquellos niños que no están amamantados. Esta protección es mayor en bebés que son amamantados exclusivamente hasta los seis meses de edad, pero sigue siendo significativa cuando la leche materna se administra junto con otros alimentos, incluso en el tercer año de vida.

Medidas de higiene alimentaria para la preparación y consumo seguro de alimentos

A nivel individual, podemos poner en práctica recomendaciones básicas para evitar contagios en la manipulación o preparación de alimentos en nuestro hogar:

  • Lávate bien las manos con jabón después de defecar y antes de preparar la comida.
  • No comas alimentos crudos, excepto frutas y verduras no dañadas que estén bien peladas.
  • Cocina los alimentos hasta que estén completamente calientes y bien cocinados, sobre todo la carne, pollo, huevos y mariscos. Para guisos con carnes o aves, asegúrate de que los jugos están claros, no rosados.
  • Come los alimentos mientras aún estén calientes tras su cocinado, o recaliéntelos bien antes de comer. No dejes los alimentos cocinados a temperatura ambiente por más de dos horas. Refrigera rápidamente todos los alimentos cocidos y perecederos (preferiblemente por debajo de 5 ° C). Mantén calientes los alimentos cocinados (más de 60 ° C) hasta que se sirvan.
  • Lava y seca por completo todos los utensilios de cocina y para servir después de su uso.
  • Lava especialmente bien la tabla de cortar con agua y jabón.
  • Mantén los alimentos cocinados y los utensilios limpios separados de los alimentos crudos y utensilios potencialmente contaminados.
  • No almacenes alimentos durante mucho tiempo, incluso en el refrigerador. No descongeles alimentos congelados a temperatura ambiente.
  • Protege los alimentos de las moscas mediante mosquiteros, y evita el trasiego de mascotas en la despensa o cocina.

Creado: 13 de diciembre de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD