PUBLICIDAD

Tercera edad
Redes sociales, pasos para comenzar a usarlas
Cada vez más personas mayores usan a diario las redes sociales para comunicarse con sus familiares o estar informados. Te ayudamos a dar tus primeros pasos para sacarle el máximo partido a sus beneficios.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Beneficios de las redes sociales para la tercera edad

Los beneficios que pueden aportar las redes sociales van como decíamos desde facilitarnos estar conectados con los nuestros como informados de todo lo que pasa en el mundo. Lógicamente los puede obtener cualquier usuario. Sin embargo, en el caso de las personas mayores, pueden incluso sacarle más provecho por la situación particular de la mayoría de ellos:

  • Evitar la soledad: a través de las redes sociales, especialmente Facebook y Skype, los adultos mayores pueden ponerse en contacto con familiares y amigos que no viven en su entorno o que, por diferentes motivos, como puede ser un problema de salud, no pueden verse con la frecuencia que les gustaría. Es cierto que es más gratificante el contacto físico, pero estas aplicaciones y redes sociales dan la posibilidad de hablar en directo, verse las caras, compartir momentos de intimidad sin salir de casa. Para una persona que vive sola, disponer de esta posibilidad es un auténtico privilegio al alcance de todos.
  • Contactar con antiguos amigos: es muy común entre los mayores que, al echar la vista atrás, se acuerden de antiguos amigos y compañeros con quienes han perdido el contacto. Hoy en día, gracias a las redes sociales, sólo con teclear el nombre de la persona podemos encontrarla, mandarle un mensaje y retomar el contacto. Nunca se sabe si ese amigo de la infancia puede volver a ser tu compañero inseparable.
  • Estar informado de lo que nos interesa: los medios de comunicación son generalistas, en muchas ocasiones se centran en temas que no interesan a todo el mundo por igual. Gracias a las redes sociales, las personas mayores pueden informarse de temas más concretos, más afines con sus intereses y gustos e incluso seguir a medios alternativos, más minoritarios o especializados, o a personajes relacionados con la información política, deportiva o cultural que nos interesen especialmente.
  • Potenciar el ocio: tenemos la posibilidad de formar parte de un grupo de pesca, de recibir ofertas especiales de viajes, encontrar cursos para específicos, informarse de destinos que siempre te han llamado la atención… con tan solo poner una palabra de estas en el buscador de la red social, aparecen multitud de posibilidades para potenciar tu vida social. Y, por qué no, también puedes encontrar una pareja o hacer nuevos amigos con gustos afines a los tuyos.
  • Fomentar las relaciones familiares: aunque hay quien dice que Internet, y en concreto las redes sociales, nos aíslan, lo cierto es que para las personas mayores pueden resultar de gran ayudar para potenciar sus relaciones familiares, especialmente con sus hijos o nietos, ya que es muy común que no vivan cerca o el contacto se haya reducido debido al ritmo de vida actual. En tus perfiles sociales puedes seguir el día a día de tus seres queridos, ver sus fotos, comentar sus publicaciones… Por otro lado, si aún no estás familiarizados con las redes sociales, tienes la excusa perfecta para pedirle a alguno de ellos que te ayude a empezar y romper esa brecha digital generacional, así pasaréis un rato agradable juntos, y una vez comiences a usarlas, tendrás la opción de volver a preguntarle y pedirle ayuda, seguro que le encanta que también navegues por ellas.

Mayores más activos mentalmente gracias a las redes sociales

Potenciar su actividad es uno de los principales beneficios del uso de las redes sociales para las personas mayores. Cuando comienzan a utilizarlas, no solo evitan sentirse solos, sino que se encuentran  más integrados en la sociedad, dejan a un lado el aislamiento que les supone no saber comentar una publicación de Facebook o compartir una foto por Instagram como hacen el resto de adultos de su entorno. Es una manera muy efectiva de romper la barrera que les impide, en ciertos casos, estar conectados con la actualidad.

A esto debemos sumarle que el aprender a navegar por las redes sociales, descubrir cada día nuevos usos, buscar, contactar, escribir, leer, etcétera, a través de ellas, también potencia la actividad mental, algo muy beneficioso y necesario para prevenir enfermedades como la demencia. De hecho, un estudio elaborado por la Universidad de California confirmó que los mayores adultos que realizan búsquedas en Internet o se emprenden en el mundo de las redes sociales (para ellos totalmente desconocidas) consiguen activar regiones de su cerebro y potencian su memoria y capacidad de razonamiento.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD