La clínica de este problema estético es muy llamativa, siendo el síntoma característico del vítiligo que se hacen visibles manchas de color claro, que suelen ser simétricas e iniciarse alrededor de orificios corporales (boca, ano…), axilas, alrededor de las uñas, genitales, areolas mamarias, y en zonas donde los huesos son prominentes (como codos y rodillas). También puede llegar a afectar a los ojos y a la mucosa de nariz y boca, aunque estas localizaciones son mucho menos frecuentes.

Estas manchas pueden alcanzar una extensión variable. Los bordes de estas lesiones pueden aparecer ligeramente más oscuros y, en algunos casos, incluso un poco inflamados y rojizos; pero siempre muy bien delimitados. En algunos pacientes se describe vitíligo bicrómico, tricrómico, cuadricrómico, en función de los distintos grados cromáticos que adquiere la piel en torno a la mancha blanquecina, pues en algunas situaciones pueden existir varias tonalidades entre la mancha y la piel normal.

La mayoría de las veces el vítiligo no producen ningún síntoma como tal, pero algunas personas describen cierto grado de picor sobre estas lesiones.

Las manchas suelen aparecer en situaciones de estrés, tensión emocional, por un traumatismo localizado, o bien por quemaduras (especialmente solares). El pelo de estas zonas es inicialmente oscuro y, posteriormente, se torna blanco.

Mujer con vitíligo

Se asocia con cierta frecuencia a alteraciones auditivas, hasta en un 20%, y en un porcentaje en torno al 40% pueden presentan también alteraciones de los ojos por afectación secundaria de los melanocitos que aquí se hallan.

Tipos de vitíligo

Existen varios tipos de vitíligo según su forma de aparición:

  • Localizado exclusivamente en manos o cara: esta es la forma más habitual.
  • Segmentario: sigue el recorrido de un nervio o dermatoma. Aparece como gruesas líneas a lo largo de la piel, en un  lado del cuerpo. Este tipo casi nunca se extiende más allá de la región inicial. Una vez que aparece, es muy estable.
  • Generalizado: en varias zonas corporales, próximas unas a otras. A menudo con una disposición simétrica en ambos lados del cuerpo.
  • Disperso: se encuentra en distintas zonas, alejadas unas de otras.
  • Universal: por casi toda la superficie del cuerpo.

El vitíligo se asocia con otras enfermedades como: diabetes, tiroiditis de Hashimoto, hipotiroidismo e hipertiroidismo, enfermedad de Addison, asma, alopecia areata, miastenia gravis y halo nevus.

Creado: 9 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD