PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Moringa, el árbol milagro
La moringa es un árbol que ofrece valiosos recursos nutricionales y energéticos, y destaca por sus propiedades medicinales, desde combatir la fatiga, el colesterol o procesos inflamatorios a evitar las infecciones.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Qué es la moringa y principios activos

Quienes hayan viajado por el este de África o por la India, y más aún los que hayan trabajado como cooperantes de ONGs o técnicos agrónomos en esos países, probablemente habrán oído hablar de la moringa, que en muchos lugares se conoce como el árbol milagro por la gran variedad de usos y virtudes que se le atribuyen.

La moringa o marango –como se le conoce en Latinoamérica– es un árbol de la familia de las moringáceas, de crecimiento rápido, que se ha cultivado en todo el arco subtropical del mundo, desde el Asia sudoriental y Filipinas, hasta Centro y Sudamérica, pasando por África oriental y meridional (Etiopía, Kenya, Malawi, etcétera).

Se nos revela como una fuente extraordinaria de nutrientes, en especial de proteínas, vitaminas y minerales, lo cual podría servir para paliar una parte de las necesidades nutricionales de las poblaciones de ciertos países en desarrollo que se hallan en riesgo de desnutrición. Destaca también por su enorme potencial como medicina natural, y como aporte energético y proteínico para las personas y para el ganado, y por ello su cultivo se ha ido generalizando en muchos países, como estrategia para obtener nutrientes adicionales y recursos renovables para unas poblaciones injustamente empobrecidas.

Hoy día ya es posible encontrar en herbolarios y establecimientos dietéticos, pero también en encargos por Internet, una interesante variedad de productos herbarios que contienen moringa. Y, por otro lado, las fuentes donde se exaltan las virtudes de este árbol en la red, o en diferentes publicaciones científicas, divulgativas, o publicitarias, incluidos informes de la misma FAO, empiezan a ser ingentes.

Cómo es y dónde se encuentra la moringa

Arbol moringa
Moringa oleifera (moringa)

La Moringa oleifera (moringa), y otras especies afines, son árboles de porte modesto, de entre 5 y 12 metros de alto, de tronco erecto, copa piramidal o cónica, y hojas compuestas, de foliolos ovalados. Las flores son muy llamativas, de pétalos alargados, de color blanco marfil y estambres amarillos. Los frutos son ciertamente grandes, unas cápsulas alargadas de hasta 40 cm de largo, de forma trilobulada, que recuerdan a los bastones de un tambor, de ahí uno de sus nombres más celebrados, drumstick tree (palo de tambor).

Es originario del norte de la India, Bangladesh, los pies del Himalaya, Pakistán y Nepal, aunque algunas fuentes centran su cuna en la región india de Kerala. En América central fue introducido a principios de los años 20 del siglo pasado, como árbol ornamental, y para producir cercas con las que proteger los cultivos. Encontramos cultivos de moringa en Méjico, Honduras, Nicaragua, El Salvador y las Antillas. Es un árbol resistente y muy adaptable, que tolera los climas húmedos en torno a los Trópicos, y los propios de ambientes de montaña hasta los 1.800 metros de altitud. En el este de África crece la especie afín Moringa stenopetala, también aprovechada como alimento y forraje.

Principios activos de la moringa

De la moringa se aprovechan los frutos, la corteza, las flores y la madera, pero con fines medicinales son las hojas, y también las semillas, su parte más valiosa.

Los principios activos de la moringa que le dotan de importancia medicinal y curativa son los siguientes:

  • Flavonoides como el kaempferol, la rutina y la quercitina; sustancias con un alto valor antioxidante, importantes para la salud cardiovascular y el sistema inmunitario.
  • Ácido clorogénico, sustancia que permite a la planta responder a las agresiones ambientales, y que actúa como antioxidante y antiinflamatorio.
  • Polifenoles, ácidos vainílico, ferúlico, melilótico, con actividad antioxidante, antiinflamatoria y antiséptica.
  • Ácido ascórbico (vitamina C).
  • Vitaminas A, E y del grupo B.
  • Sales minerales (potasio, calcio, hierro, magnesio, cinc).
  • Ácidos grasos insaturados en las semillas (ácido oleico).
  • Proteínas (en el fruto y en las semillas, entre un 47 y un 60% de su peso).
  • Aminoácidos, la moringa contiene hasta 18 de los 20 esenciales para la salud.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Jordi Cebrián

Periodista especializado en plantas medicinales
Jordi Cebrián

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Amós García Rojas

Los padres siguen teniendo muchas dudas sobre las vacunas infantiles, mientras que las tasas de vacunación en adultos no llegan a los niveles recomendados por la OMS. El Dr. García Rojas nos aclara estas cuestiones.

Dr. Amós García Rojas

Dr. Amós García Rojas, Presidente de la Asociación Española de Vacunología
“Las vacunas de la infancia no protegen durante toda la vida, por lo que durante la adolescencia y la edad adulta debemos revisar nuestras necesidades preventivas, ya que la correcta protección de toda la población permite evitar la enfermedad y la discapacidad, y lograr un envejecimiento activo y saludable”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

6,7%
de los españoles toma a diario medicamentos sin prescripción médica
'Fuente: 'Centro de Investigaciones Sociológicas’'