PUBLICIDAD

Tilo, el árbol que tranquiliza
Las infusiones de tila se asocian a la forma más tradicional y natural de combatir los nervios, pero las flores del tilo tienen también propiedades hipotensoras, digestivas o expectorantes, y ayudan a aliviar la migraña.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Qué es el tilo, dónde se encuentra y principios activos

Actualizado: 11 de noviembre de 2019

El tilo es un árbol majestuoso, que aporta una sombra fresca y generosa, y que desde antiguo se ha plantado ampliamente en parques, jardines, y también en avenidas. Aunque no te hayas cobijado bajo sus ramas, seguro que has oído hablar de él, ya que las flores del tilo o tila se han tomado desde antiguo en infusión como el remedio más fiable y asequible para combatir todo tipo de situaciones nerviosas.

Como nos cuenta Font i Quer en el imprescindible Dioscórides renovado, a decir de la leyenda mitológica, cuando Filira –una ninfa hija de Océano y Tetis– vio que había engendrado de su unión con Cronos un caballo, el centauro Quirón, rogó a los dioses –a su padre y a Zeus– que no la dejasen entre los mortales y que la convirtieran en una inofensiva planta, y estos, accediendo a sus súplicas, la transformaron en un árbol nobilísimo, el tilo.

Los tilos han tenido una gran importancia simbólica en las tradiciones del norte y centro de Europa. Durante la Edad Media, bajo su sombra se celebraban asambleas, juicios, y también rituales iniciáticos. Para los países eslavos, entre ellos Rusia, el tilo es símbolo de poder y de victoria, y con su madera, muy flexible, se tallaban los antiguos iconos religiosos.

Para la tradición nórdica y germánica, por su parte, el tilo, consagrado a la diosa Freya, representa la amistad, la fidelidad y el rechazo a la violencia. En la tradición celta se decía que quien se identificaba con el espíritu del tilo era una persona dotada de una gran empatía, que sabía sacrificarse por los demás, y que prefería el diálogo a la confrontación. Se diría que ya desde antiguo al tilo se le ha asociado a las maneras tranquilas de andar por la vida, en esencia, a la falta de nervios y de histerias.

Cómo es el tilo y dónde se encuentra

El tilo Tilia platyphyllos Scop. –y especies afines como el Tilia cordata– es un bello árbol caducifolio, de porte elegante, tronco grueso muy recto y copa más o menos redondeada, que puede medir de 10 a 25 metros de alto. La corteza es lisa, de color gris oscuro. Las hojas son muy características, en forma de corazón, asimétricas y acabadas en punta, con una pilosidad densa en los nervios.

Las flores, muy aromáticas, son de color blanco o amarillo pálido y constan de cinco pétalos y numerosos estambres. Cuelgan en grupos de unas tres a cinco, protegidas por una bráctea laminar de color verde pálido. El fruto es una cápsula o núcula dura, de forma ovoide, cubierta de fina vellosidad. Son las flores y las brácteas su parte medicinal. Se cosecha en primavera, en plena floración.

El tilo raramente forma bosques puros, sino que tiende a aparecer de forma más aislada o en pequeñas concentraciones en barrancos y en laderas umbrías de bosques de hayas o robles. Es un árbol nativo de Europa. El tilo de hoja grande se extiende desde los Pirineos, las montañas catalanas, el sistema Ibérico y la cordillera Cantábrica, hasta Grecia y los Cárpatos, mientras que el tilo de hoja pequeña T. cordata llega a las islas Británicas, Escandinavia y Rusia, y por el sur a las montañas del sistema central ibérico.

Estas dos especies, junto al tilo plateado Tilia tomentosa, son muy apreciadas como árboles de sombra y se han plantado mucho en avenidas, paseos, parques y jardines. Así por ejemplo, la principal arteria de la ciudad de Berlín, que parte de la Puerta de Brandeburgo en el antiguo sector oriental de la capital germana, es un plácido paseo sombreado de tilos (linden en alemán), y su nombre no podía ser otro que la avenida Unter den Linden.

Principios activos del tilo o tila

El tilo o tila es una medicina popular, sobre el que se han hecho algunos estudios, pero cuyas aplicaciones se basan primordialmente en el saber tradicional. Así, en remedios tradicionales se emplean las inflorescencias con sus brácteas laminares y, de manera menos frecuente, la corteza sin la albura.

Los principios activos del tilo que definen su acción terapéutica quedan enumerados a continuación:

  • Contiene abundantes mucílagos, hasta un 10% de su peso en seco, que le confieren virtudes expectorantes (facilitan la expulsión del moco) y diaforéticas (aumentan la producción de sudor).
  • Aceite esencial, con alcoholes fenólicos, esteres y distintas proporciones de terpenos como citral, citronelol, eugenol, geraniol, limoneno y otros principios volátiles.
  • Flavonoides como tilarósido, quercitina, kaempherol, hesperidina y astragalina, entre otros.
  • Derivados de los ácidos cafeico y clorogénico.
  • Taninos y saponinas; estas en proporciones no determinadas.
  • Fitosteroles como el tocoferol.
  • En la corteza se hallan también mucílagos, taninos gálicos, polifenoles, glucósidos y azúcares (fraxósido).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD