PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Equinácea: refuerza tus defensas
La equinácea contribuye a disminuir la fiebre, la mucosidad y la tos asociadas tanto al resfriado como a otras enfermedades del sistema respiratorio. Descubre cómo aprovechar sus propiedades.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Qué es la equinácea

Equinácea: una ayuda para reforzar tus defensas

Raíz, flores, tallos, todo en la equinácea es aprovechable para reforzar tu salud.

La equinácea o echinacea es una planta procedente del este de América del Norte, se tiene constancia de su uso por parte de los indígenas americanos a partir del año 1.700 y desde principios del siglo XX en la medicina tradicional. Su aspecto es bonito, parecido a las margaritas, constan de lígulas largas y discos florales que en ocasiones pueden contener espinas.

Se trata de una planta que, en total, comprende 23 especies aunque sólo 10 de ellas están aceptadas para consumo humano. De estos diez tipos, las tres variedades cuyo consumo está más extendido dentro del ámbito de la fitoterpia son PallidaAngustifolia y Purpúrea, considerada esta última como la más efectiva.

Esta planta crece de manera espontánea en Estados Unidos, especialmente en las zonas de hierba y arenosas del oeste. Sin embargo, debido a sus propiedades son muchos los que se han animado a plantar este ejemplar en su casa, basta con tener un jardín para que crezca de manera fácil.

La equinácea es rica en fibravitaminas del grupo C y B (como la riboflavina) y en betacarotenos, así como en minerales como hierro, sodio, magnesio y calcio. Hoy en día son muchos los productos naturales que podemos encontrar elaborados a base de equinácea, ya que dicha planta puede utilizarse casi en su totalidad, puesto que para dichos remedios se emplean desde la raíz hasta las flores, pasando por los tallos, las hojas y sus semillas.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD