Cimicífuga, apoyo natural en la menopausia
Distintos síntomas de la menopausia, como sofocos, sudores nocturnos, dolor muscular o de cabeza pueden ser aliviados de forma natural con ayuda de la cimicífuga, una planta prodigiosa y controvertida de venta en herbolarios.

Qué es la cimicífuga, dónde se encuentra y principios activos

Actualizado: 18 de junio de 2020

Diversas son las plantas medicinales que se asocian a la salud de la mujer, como la artemisa, el sauzgatillo, la salvia, la manzanilla o el lúpulo. De Norteamérica nos llega otra más, la cimicífuga, que en los últimos años ha cobrado una gran notoriedad por su supuesta eficacia como regulador hormonal. Las entradas en internet sobre esta planta son numerosas y existen algunos estudios clínicos en marcha, pero buena parte de su reputación deriva del uso tradicional que de ella hacen y hacían las poblaciones nativas de la zona. Se trata no obstante de una planta controvertida, al no existir un consenso claro sobre su eficacia real en la menopausia.

Ilustracion: cimicífuga

La cimicífuga o cimífuga Actaea racemosa (Nutt.) L. (antes: Cimicifuga racemosa (L.) Nutt.) es una preciosa planta de la familia de las ranunculáceas, emparentada con la planta europea cristobalina o hierba de san Cristóbal Actaea spicata. Los nativos la conocen con el nombre de black cohosh, y desde antiguo se valen de sus rizomas y raíces como antídoto contra la mordedura de la serpiente de cascabel, pero sobre todo, como remedio ginecológico –en desarreglos menstruales– y para aliviar problemas renales, dolores reumáticos, musculo-esqueléticos y para tratar la neumonía y combatir la tos y el dolor de garganta. Los colonos venidos de Europa acogieron estos conocimientos heredados y en 1830 esta planta ya aparecía con el nombre de black snakeroot en la farmacopea de los Estados Unidos como una droga útil.

Cómo es y dónde se encuentra la cimicífuga

La cimicífuga es una bella planta herbácea de entre 70 y 200 cm de alto, con las hojas basales grandes, partidas en segmentos lanceolados y agudos, con los márgenes dentados. Las flores, de color blanco o crema, se disponen en largas inflorescencias espigadas, muy llamativas, de hasta 50 cm de alto. Las flores, que aparecen en plena primavera, emanan un olor fuerte, algo fétido, que atrae a muchos insectos, como moscas y avispas. El fruto es un folículo de entre 5 y 10 mm de largo, de un solo carpelo, que atesora numerosas semillas en su interior.

La cimicífuga es originaria del este de Norteamérica, del sur de Ontario (Canadá) hasta Arkansas, Missouri y Georgia (Estados Unidos), y ocupa claros de bosque húmedos y riberas en zonas montañosas hasta los 1.200 metros sobre el nivel del mar.

Principios activos de la cimicífuga

La parte medicinal de la cimífuga es su tallo subterráneo engrosado o rizoma y la raíz, que se suelen cosechar en otoño. La cosecha se hace de forma manual en aquellos ambientes en donde crece de forma natural, pero en los últimos años se han dispuesto plantaciones en los Estados Unidos para paliar la creciente demanda. Se planta a partir de la semilla, pero también se puede propagar con bastante facilidad a partir de la partición del rizoma, en otoño. Este rizoma tiene un sabor fuerte, acre, no muy agradable.

Planta cimicífuga

Los principios activos de la actaea racemosa que definen su acción terapéutica quedan enumerados a continuación:

  • Glicósidos triterpénicos, como acteína y cimicifugósido.
  • Es rica en componentes fenólicos, como los ácidos caféico, ferúlico, isoferúlico, ácidos cimifúgicos y derivados de ácidos hidroxicinámicos.
  • Fitoestrógenos como isoflavona y acaso también formononetina, responsables de su acción estrogénica.
  • Ácidos grasos insaturados.
  • Taninos.
  • Resinas.

Creado: 12 de diciembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD