PUBLICIDAD

Salud al día
Catarro
Ni los cambios de temperatura ni la exposición al frío son los responsables del incómodo catarro; los culpables son los virus, y la mejor prevención es una buena higiene y evitar el contacto con los afectados.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia

Diagnóstico del catarro

Pocas pruebas se pueden llevar a cabo para el diagnóstico del catarro. Es, por tanto, un diagnóstico clínico, ya que el profesional sanitario se basará en los síntomas para concluir que la patología es un resfriado, o para diferenciarla de otro tipo de afección. En este sentido es muy común poder considerar indistintamente un cuadro alérgico o un catarro, ya que comparten síntomas como la tos, la congestión nasal o la cefalea. La estación del año puede ayudar en algún caso a identificarlo, pues tiende a ser más común el cuadro alérgico en la primavera mientras que el cuadro catarral es más típico de estaciones como el otoño o el invierno. Las características de la mucosidad también pueden orientar, pues en el catarro es más habitual que sea amarilla o verdosa.

La principal patología de la que hay que diferenciar al catarro o resfriado es la alergia primaveral, o fiebre del heno, que cursa con muchos de los síntomas del constipado, pudiendo incluso aparecer una mucosidad espesa.

Asimismo, catarros de evolución prolongada, que no mejoran, o en individuos con enfermedades cardiopulmonares previas, se debe comprobar si se desarrollan complicaciones como la neumonía, necesitando entonces la realización de una radiografía.

Su médico o farmacéutico pueden ayudarle, formulando una serie de preguntas para saber si lo que usted padece es catarro, alergia, o algún otro tipo de afección de las vías respiratorias altas. No se automedique sin consultar a un profesional sanitario.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD