PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La dieta mediterránea mejora la motilidad del esperma

Ensalada de la dieta mediterránea

Ensalada italiana, una buena opción para despertar a tus espermatozoides.

18 de Diciembre de 2011

Cada vez son más los estudios que demuestran las bondades de la dieta mediterránea y los beneficios que reporta para la salud. Ahora, una nueva investigación ha puesto de relieve que el consumo frecuente de frutas, verduras, pescado y legumbres, podría influir para que aumentara el número de espermatozoides móviles en el semen masculino.

Un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EE.UU), y cuyas conclusiones se han presentado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva celebrada en Orlando (Estados Unidos), ha comprobado que el tipo de dieta afecta a la capacidad de movilidad de los espermatozoides.

Aunque el tipo de dieta no influía sobre la cantidad de espermatozoides o su forma, sí estaba asociada a su capacidad de movilidad

La investigación, que pretendía determinar si los hábitos alimentarios tenían algún tipo de impacto sobre las características seminales de hombres jóvenes saludables, contó con la participación de 188 universitarios de Rochester (Estados Unidos) entre los años 2009 y 2010.

Los patrones alimentarios se clasificaron como ‘prudente’ o ‘mediterráneo’ y ‘occidental’. En el primer caso, la dieta se caracterizaba por un elevado consumo de frutas y verduras, legumbres, pescado y cereales integrales. El tipo ‘occidental’, en cambio, incluía mucha carne roja y procesada, aperitivos, dulces, pizzas y bebidas energéticas.

Los investigadores tuvieron en cuenta factores como la ingesta energética, el índice de masa corporal (IMC), el tabaquismo, la raza, la práctica de ejercicio físico o la abstinencia sexual, y observaron que, aunque el tipo de dieta no influía sobre la cantidad de espermatozoides o su forma, sí estaba asociada a la movilidad que presentaban los mismos y, mientras en el caso de la dieta mediterránea ejercía un efecto positivo sobre este parámetro, en la dieta ‘occidental’ se relacionó con una disminución en la capacidad de movimiento de los espermatozoides.

Estudios anteriores ya habían asociado el consumo de frutas y verduras con una mejora de la calidad del semen, que se atribuye a las vitaminas que contienen, y a su poder antioxidante, que contribuye a preservar el líquido seminal y a evitar los procesos de estrés oxidativo que pueden afectarle.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD