PUBLICIDAD

Fantosmia, a qué se deben los olores fantasmas

La fantosmia es un trastorno puntual o reiterado en el que se perciben olores ‘fantasma’ que suelen ser desagradables y que no están en el ambiente, como comida podrida o humo. Descubre por qué aparece y que nos indica.

Existe un trastorno en el que se pueden percibir olores que no son reales, se trata de una alucinación olfativa llamada fantosmia y que más allá de una fétida molestia puede suponer un indicador de algún problema de salud. En la mayoría de ocasiones, los que padecen esta alteración describen estos olores fantasma como desagradables. Los más recurrentes son los de humo, como a tostadas quemadas, productos químicos y alimentos podridos, entre muchos otros.

Las personas que padecen fantosmia son conscientes de que los estímulos olfativos que perciben no son reales, pues si miran alrededor observan que no existe ninguna fuente que transmita esos olores. Sin embargo, este problema, que puede darse tanto en un orificio nasal como en los dos, puede llegar a complicar la sencilla y diaria tarea de comer o beber.

La incidencia de este trastorno olfativo parece ser más común de lo que parece, según un estudio publicado en la revista JAMA Otolaryngology-Head and Neck Surgery, el 6,5% de los adultos mayores de 40 años tienen fantosmia, y es dos veces más común en las mujeres que en los hombres y crece a medida que se envejece –al contrario del sentido del olfato, que tiende a disminuir con la edad–.

Factores de riesgo de la fantosmia

Todavía no se conoce a ciencia cierta los motivos por los que aparece la fantosmia, no obstante, Kathleen Bainbridge, principal autora del estudio anterior, expone que alguna de sus causas podría estar asociada con las células hiperactivas que no detectan de manera correcta los olores en la nariz o con un mal funcionamiento de la parte cerebral encargada de procesar los estímulos olfativos.

La fantosmia puede deberse a un problema en las fosas nasales o en los receptores neuronales, que no son capaces de interpretar bien los estímulos olfativos

Como nos ha confirmado el Dr. Juan Carlos Portilla, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la fantosmia puede ser periférica o central. La primera se da cuando el problema proviene de las fosas nasales, y la segunda cuando el fallo se encuentra en los receptores cerebrales. Una de las principales señales que permiten diferenciarlos es que cuando se trata de un problema cerebral los episodios se dan de manera más reiterada que cuando es nasal.

Uno de los factores de riesgo de este trastorno, según la investigación anterior, es tener una salud general deficiente o un nivel socioeconómico bajo. La explicación se encuentra en que este grupo de personas están más expuestas a la contaminación y esto hace que su salud empeore. Además, se ha observado que las personas con la boca seca presentaban tres veces más posibilidades de tener estas alucinaciones olfativas y uno de cada diez pacientes con lesiones neurológicas como consecuencia de pérdidas de conciencia también declararon tenerlas.

Olores fantasma, depresión
Foto de Fondo creado por jcomp

Pero también puede que eso que estás sintiendo no sea un olor fantasma, sino que se deba a cambios en los productos de higiene, que hace que la fragancia sea desconocida, estar en contacto con nuevos productos o materiales o unos filtros del aire acondicionado o calentador sucios.

Problemas de salud asociados a los olores fantasmas

La imposibilidad de los afectados de deshacerse de ese aroma imaginario provoca irritación, ansiedad y desesperación, que además si se repite de manera reiterada puede hacer que los afectados entren en depresión. Además, es muy común que aparezca durante las comidas, lo que las hace muy desagradables.

Pero estos olores irreales pueden ser un síntoma de enfermedades importantes, por lo que el Dr. Portilla nos alerta de que si se notan de manera bilateral y constante –características de una fantosmia central– se debe acudir al médico para someterse a un chequeo y diagnosticar cualquier problema oculto cuanto antes.

Entre algunas de las más destacadas, el doctor apunta a la rinitis alérgica y no alérgica, la sinusitis, pólipos o tumores nasales en las que el problema es periférico, y por otro lado están el párkinson, la esquizofrenia, un traumatismo craneal, un ictus, las migrañas y la epilepsia –en las dos últimas aparece como un aura que predice la aparición de un episodio–.

Aunque no existe un tratamiento específico para los afectados por la fantosmia, el Dr. Portilla explica que se debe hacer un abordaje multidisciplinar, para poder conocer el origen de los olores fantasmas y establecer un tratamiento, si es que lo hay, a la enfermedad o trastorno responsable de su aparición. Añade que se han estudiado varios fármacos, principalmente antiepilépticos, y otras medidas terapéuticas, pero que ninguna de ellas ha demostrado la suficiente eficacia para deshacerse de estos misteriosos aromas.

Actualizado: 13 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD