Dr. Jesús Garrido García

Pediatra, autor de ‘Bebés sin cólicos’ y del blog Mi pediatra online
Jesús Garrido, conocido por Mi pediatra online y sus casi dos décadas ya de experiencia, desgrana el método para resolver en casa los presuntos cólicos del lactante y resuelve dudas sobre los lloros o las alergias del recién nacido.
Entrevista a Jesús Garrido
“Los cólicos del lactante no existen. Solo son un cajón de sastre en el que se mete todo bebé que llora mucho en los primeros meses y no logran encontrar causas y soluciones definidas”
Escrito por: Diana Oliver

08/04/2020

Cuando nos convertimos en madres y padres primerizos son muchas las dudas que nos asaltan en lo que se refiere al cuidado del bebé. Los llantos y su origen, por ejemplo, se han convertido en una de las cuestiones más consultadas en los centros sanitarios. ¿Qué le pasa a un bebé que llora mucho? ¿Qué podemos hacer para descifrar ese lloro? ¿Existen los llamados cólicos del lactante? El Dr. Jesús Garrido García, pediatra desde el año 2001 y autor de la web sobre salud infantil para familias Mi pediatra online, publica Bebés sin cólicos (Vergara), un libro en el que da respuesta a estas preguntas paternas, pero también a muchas más. A todas aquellas que pueden preocupar a las familias, y que a lo largo de casi dos décadas ha ido observando como habituales en su consulta. Y da soluciones, claro, porque si bien los bebés siempre lloran por algo –y no por ese concepto difuso que hemos llamado cólicos del lactante–, hay que identificar las causas de ese sufrimiento porque eliminarlas de forma sencilla y sin medicamentos no es tan difícil como pensamos: a veces basta con observar y cambiar algo con respecto a sus cuidados.


Libro: Bebés sin cólicos

¿Por qué crees que era necesario un libro como 'Bebés sin cólicos'?

Cuando un niño nace los padres son en su mayoría inexpertos. Y el primer problema significativo que aparece en los meses siguientes es que el bebé comunique su malestar o necesidades con llanto, ante los cual los padres no saben cómo actuar. Este es un libro para que los padres novatos entiendan a sus bebés. No hacerlo puede marcar de forma muy negativa la experiencia de crianza. Y conseguir esta capacidad es un cimiento fundamental para las fases que vendrán después. Los profesionales sanitarios y las familias se dividen entre los que creen que los cólicos no existen, y los que culpan de todo a los cólicos del lactante.

Los profesionales sanitarios y las familias se dividen entre los que creen que los cólicos no existen, y los que culpan de todo a los cólicos del lactante

¿Dónde te sitúas tú? ¿Qué hay de mito y qué de verdad sobre los famosos cólicos del lactante?

Yo soy de los que están convencidos de que los cólicos no existen. Son solo un cajón de sastre en el que se mete todo bebé que llora mucho en los primeros meses y no logran encontrar causas y soluciones definidos. Pero no porque no los haya, sino porque no se diagnostican. Siempre hay causas definidas y cuando se identifican pueden resolverse. El concepto de cólico del lactante: ¿es algo nuevo, o se conoce desde hace tiempo? Es un clásico de la pediatría. Se habla de él desde los inicios. Mi aspiración es que desaparezca como diagnóstico, como lo hizo en su tiempo la expresión “le ha dado un aire”.

Cómo solucionar el 'presunto' cólico del lactante

Desde tu experiencia cuentas en el libro que eso que llaman “cólicos” no necesitan resolverse con medicamentos salvo en casos muy puntuales. ¿Estamos sobre medicando a bebés y niños?

Sobre medicando y sobre analizando. En la actualidad me encuentro muchos niños con este problema en el que se demora terriblemente el diagnóstico para solicitar pruebas diagnósticas (analíticas, ecografías...) que son innecesarias. Los síntomas del bebé nos dicen casi todo lo que necesitamos para actuar, y estas pruebas sobrecargan el sistema sanitario y retrasan la solución.

Mi aspiración es que el cólico del lactante desaparezca como diagnóstico, como lo hizo en su tiempo la expresión “le ha dado un aire”

¿Qué medicamentos se pautan para los cólicos, y en qué casos exactamente?

El único medicamento que yo uso para tratar los cólicos es un antiácido cuando lo que el niño tiene es reflujo ácido. Si lo consideramos como tal puede ayudar un probiótico si hay alteración de la flora, un enema de glicerina en el pseudoestreñimiento del lactante, y fórmulas de leche especiales en las alergias e intolerancias de los bebés que toman biberón. En los demás casos lo que hacemos es cambiar pautas de cobertura de estímulos y alimento; esto es lo más importante.

Bebé sin cólicos

Dejas muy claro el negocio que se está haciendo con los llamados “remedios naturales” en el caso de los cólicos. ¿Nos dejamos atrapar con facilidad por el canto de sirena sobre que lo natural es menos dañino?

Como explico en el libro: todo lo que usamos para curar se obtiene de la naturaleza, pero no se administra tal cual se encuentra en ella, por lo que todo es natural en su origen y artificial en su preparación. Lo importante no es escoger el remedio según la categoría mental en la que lo metemos, sino si funciona o no, y lograr que el bebé esté bien con el mínimo de intervención necesaria.

En la actualidad los padres están más solos, pero gracias a los grupos de crianza y a internet se puede acceder a mucha más información

¿Cómo saber si los lloros de un bebé corresponden a un problema de salud  o a la necesidad de un cambio en la manera en la que lo atendemos?

Este es el paso más básico y muy claro. Un bebé necesita estímulos y comida. Si llora, lo tomas en brazos, le ofreces alimento y se calla has cubierto sus necesidades y el llanto ha cesado. No hay dolor. Cuando lo tomas en brazos, le ofreces alimento, y sigue llorando, hay un dolor causado por algún problema de salud. ¡Vamos a buscar cuál y tratándolo desaparece!

Alergias e intolerancias alimentarias en el bebé

¿Cuándo se sabe que un bebé tiene una alergia alimentaria?

Cuando sus síntomas mejoran al retirar el alimento y empeoran al reintroducirlo; esta es la prueba clave. Ni analíticas, ni pruebas cutáneas tienen mayor claridad para responder las dos preguntas clave en una alergia alimentaria: ¿cuál es el alimento causante? ¿Es mejor retirar el alimento, o mantenerlo en la dieta?

Los síntomas del bebé nos dicen casi todo lo que necesitamos para actuar, y las pruebas innecesarias sobrecargan el sistema sanitario y retrasan la solución

¿Cómo distinguir entre una alergia y una intolerancia?

La intolerancia es resultado de una falta de digestión. Produce alteraciones digestivas en función de la cantidad de alimento ingerido. La alergia es una reacción del sistema defensivo cuando contacta con el alimento. Puede afectar a otros órganos, como la piel, o la capacidad respiratoria. Y su intensidad no depende de la cantidad de alimento ingerido, sino de la respuesta que hace el cuerpo.

En el caso de la intolerancia a las proteínas de leche de vaca, ¿es cierto que tiende a desaparecer? ¿Hay alguna precaución que se pueda tomar para facilitar que eso ocurra?

La intolerancia y la alergia a las proteínas de la leche de vaca tienden a desaparecer, pero se puede buscar que lo hagan activamente por medio de la inmunoterapia. Es lo que yo hago en mi consulta. Haciéndolo en casi todos los niños se logra la tolerancia antes del año de vida.

Lo importante es lograr que el bebé esté bien con el mínimo de intervención necesaria

Familias informadas y formadas: la mejor fórmula para cuidar al bebé

Dices en la introducción que la información es clave para convertirnos en los mejores cuidadores de nuestros hijos. La cuestión es cómo podemos las familias distinguir la información veraz en la era de la “infoxicación”.

Hay dos formas. La primera es que toda información te llegue de alguien a quien conoces, bien personalmente, o porque ya has leído muchos contenidos de ese autor y te han ayudado en otras ocasiones. La segunda es poniéndolo todo en cuestión y comprobando si lo que te recomiendan va acompañado de una explicación comprensible y que funciona.

Desde hace diez años divulgas a través del proyecto Mi pediatra online, ¿qué te llevó a hacer divulgación a través de la red?

La falta de tiempo para transmitir a las familias en la consulta toda la información que creía que necesitaban. Hacerlo online fue un poco por casualidad. Me lo propuso un amigo que había tenido un bebé y vivía lejos, y cuando descubrí el alcance que podía tener se convirtió en una misión personal.

La intolerancia es resultado de una falta de digestión. La alergia es una reacción del sistema defensivo cuando contacta con el alimento

¿Sabemos más hoy de la crianza de los hijos que hace unas décadas o, al contrario, sabemos mucho menos porque estamos más solos que nunca?

Antes se contaba con la experiencia de crianza de la familia. Se criaban los niños en un núcleo familiar extenso en el que se colaboraba entre distintas generaciones más que ahora. En la actualidad los padres están más solos, pero gracias a los grupos de crianza y a internet se puede acceder a mucha más información. Al tiempo que cada vez entendemos más los instintos y procesos regulatorios del bebé, con lo que podemos dar mejores consejos.

La intolerancia y la alergia a las proteínas de la leche de vaca tienden a desaparecer

Por último, ¿qué le recomendarías a unos padres primerizos con un bebé que llora mucho sin síntomas de que esté enfermo?

Primero, que acudan a su pediatra. Lo que yo hago lo hacen muchos pediatras. Por desgracia, no la mayoría. Segundo, si no se resuelve el problema, puedes leer Bebés sin Cólicos. De hecho, puede ayudar incluso a los padres de niños sin llantos inconsolables a entender mejor lo que están haciendo bien. Y, por último, si no encuentran un pediatra que les aporte respuestas efectivas pueden consultarme en mi consulta de Granada, o por WhatsApp a través de la web Mi pediatra online.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD