PUBLICIDAD

Pez Betta
El pez Betta es uno de los más conocidos por sus colores y su llamativa cola. Elegante y estilizado, también es muy territorial, y no dudará en luchar si hay otros machos en el acuario. Conoce los cuidados que necesita.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Consejos para la compra de un pez Betta

Pez betta en un acuario

Antes de llevar un pez Betta a tu hogar es importante que tengas en cuenta que es un ejemplar que puede llegar a ser bastante agresivo con otros machos (de ahí su otro nombre, luchado de Siam), por lo que si tienes otros peces es recomendable que el acuario sea de unos 100 litros y cuente con diversos escondites; así evitarás que el nuevo compañero cause problemas.

Un ejemplar macho puede vivir solo en una pecera de unos 20 litros. También puede compartir espacio con hembras, al menos tres para que se establezca una jerarquía, aunque habrá que vigilar que estas no se peleen; lo mejor en este caso es que la capacidad del tanque de agua sea de 40 litros, porque así se reducirá el riesgo de combate. Nunca deben convivir dos o más machos en el mismo acuario o con otros ejemplares coloridos, pues pueden confundirlos con otros Bettas y atacar, provocándoles serias lesiones.

Entre los ejemplares de otras especies que son compatibles con el pez Betta se encuentran el chupaalgas chino, ancistrus y loricáridos, danios, barbo cereza, platys, mollys, rasboras, botias, kuhliis y corydoras.

Accesorios para el acuario del pez Betta

Una de las cosas que les gusta mucho a los peces Betta, especialmente a las hembras, es jugar a esconderse y sentirse seguros en pequeños refugios. Para que puedan hacerlo, lo mejor es que entierres cuencos, cáscaras de cocos, troncos…, o que les pongas plantas, pero mejor que sean naturales, como la lenteja de agua o la elodea densa, que artificiales de plástico, que pueden llegar a dañar sus aletas.

Betta

La arena también debe ser incluida en la pecera del pez Betta; eso sí, asegúrate de que sea suave y fina –basta una capa de unos dos centímetros–. No se recomienda incluir rocas dentro del agua, pues pueden hacer daño a nuestra mascota si nada cerca de ellas. Otra opción pueden ser los barcos u otras figuras que venden en sitios especializados en peces, y siempre optando por aquellos que tengan los cantos redondeados.

Actualizado: 11 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD