PUBLICIDAD

Pez Betta
El pez Betta es uno de los más conocidos por sus colores y su llamativa cola. Elegante y estilizado, también es muy territorial, y no dudará en luchar si hay otros machos en el acuario. Conoce los cuidados que necesita.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Alimentación e higiene del pez Betta

Alimentación e higiene del pez Betta

Los peces Betta son omnívoros, pero les encanta la dieta carnívora. En su alimentación no pueden faltar las escamas o pellets que venden en cualquier tienda de animales y que aseguran un aporte nutricional a nuestros peces. No obstante, también hay que darles insectos y pequeños crustáceos, como larvas de mosquitos, artemia, grindal o pequeños gusanos, ya sean vivos o congelados.

Las verduras también son una buena opción para enriquecer la dieta de los peces Betta, y una de sus favoritas son los brotes tiernos de las ensaladas.

Desde la tienda de mascotas Azureus nos advierten de que hay que tener cuidado de no cebarlos, pues pueden acumular grasa y son propensos a obstrucciones intestinales si la comida se da en abundancia. Para evitarlo, sigue las instrucciones indicadas en cada alimento o pregunta a tu veterinario. En general, el aporte de proteínas tiene que ser de al menos el 40% de la dieta, y si el pez está bien alimentado sus colores serán más brillantes y llamativos.

Temperatura y condiciones del agua para el pez Betta

En cuanto al hábitat del pez Betta, es necesario que el acuario se llene como máximo al 80% de su capacidad y que la temperatura del agua dulce se encuentre entre 24 y 29°C; para conseguirlo puedes optar por un regulador de temperatura. Para mantenerlo limpio, desde Azureus explican que lo ideal es que este espacio cuente con un buen filtro que depure el agua, ya sea interno o externo. En caso de no tenerlo recomiendan cambiar la mitad del líquido cada pocos días, sustituyéndolo por otro acondicionado con el anticloro necesario, y con los productos para mantener a nuestro pez en un estado óptimo.

El agua de la pecera debe tener un pH neutro o ligeramente ácido –6,5 como máximo. Los expertos recomiendan no utilizar ni desinfectantes ni jabón para limpiar el acuario o las decoraciones; mejor opta por agua caliente. El pez Betta es uno de los peces que no necesitan bomba de aire, aunque es mejor si la tiene. Como ya hemos dicho, este ejemplar suele subir a la superficie a respirar oxígeno directamente del aire, por ello se aconseja dotar a la pecera de una tapa para evitar que salten y se salgan.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD