PUBLICIDAD

Mascotas
Cómo educar a tu perro para que no tire de la correa
Si tu perro tira de la correa, algo falla en tu comunicación con el animal. Te explicamos los motivos de su conducta y cómo evitar esos tirones que, además, tienen consecuencias físicas y emocionales para tu mascota.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Cuándo acudir a un educador canino si tu perro tira de la correa

La figura del educador canino tiende a confundirse con la de adiestrador, sin que se sepa muy bien cuál es el papel que cumplen ambos profesionales, y si realmente son necesarios cuando un perro entra en nuestras vidas. En el caso del educador canino, podríamos definirlo como aquel profesional encargado de orientar al cuidador de un perro acerca de su comportamiento, así como de las vías de comunicación que pueden establecerse con su compañero.

Para Gonzalo Trigo, especialista en problemas de comportamiento y en intervenciones asistidas con animales y cofundador de eleducadog.com, lo ideal es acudir a un educador desde el primer día en que el perro llega a casa y se establece una convivencia, porque un educador “es una persona que va a intentar que tú entiendas qué es lo que un perro necesita, y de qué estrategias te puedes hacer valer para hacerte entender, empleando siempre la comunicación bidireccional”. Insiste el experto en que hay muchísimos mitos sobre cómo tratar a un perro, por lo que si no tenemos conocimientos previos, es fundamental conocer todo lo que un educador puede ofrecernos en ese sentido.

Sin embargo, por lo general tendemos a pensar en la figura del educador canino cuando aparece un problema de conducta que genera malestar en la familia y que nos vemos incapaces de solucionar por nosotros mismos. Un ejemplo se ve claramente en el caso de los tirones de la correa, un problema que debemos atajar, según Marco Moretti, educador canino y fundador de Pelutopia, “cuando nos damos cuenta de que el paseo en lugar de ser beneficioso para el perro resulta ser un momento de conflicto con nuestro perro, generando situaciones de estrés y frustración que pueden causar problemas físicos y de conducta”.

Cómo trabaja un educador con el perro en el caso de que tire de la correa

La respuesta a esta pregunta va a depender del educador en cuestión. Para Moretti, por ejemplo, el trabajo se centra en una determinada metodología: “la correa nunca tiene que estar con tensión; si se crea tensión nos paramos, y cuando ésta desaparezca reanudamos la marcha. Si es necesario, también podemos llamar la atención del perro hacia nosotros para eliminar la tensión de la correa, y aprovechamos para cambiar de dirección –mejor al principio si ese cambio es de 180 grados–, y felicitamos al perro cuando lo haga. Lo que tenemos que comunicar a nuestro compañero es que puede conseguir llegar a cualquier sitio siempre y cuando no haya tensión de la correa”.

En ningún caso tenemos que avanzar con la correa en tensión, para evitar que la conducta del perro se refuerce en el momento que consigue llegar donde quería pero con tensión de la correa.

Tenemos que tener paciencia durante los primeros paseos, “ya que enseguida el perro irá aprendiendo que la única forma de conseguir avanzar es sin tirar de la correa. Los perros suelen abandonar conductas que no les funcionan, y entonces elegirán pasear sin tirar de la correa, siendo esta la única conducta que les puede funcionar”, explica.

Gonzalo Trigo insiste en que la gente les pregunta qué tienen que hacer para que el perro no tire de la correa, y responden siempre que ellos no se centran en “que no tiren de la correa”, sino en que sepan que tienen que estar en su círculo de autonomía: “el guía es parte de la solución a cualquier problema que haya fuera: cuando aparece otro perro, una bici, un coche… Nosotros enseñamos a los perros a que en cuanto se tense la correa, rápidamente nos busquen para que nosotros podamos proponerles llegar otra vez a ese círculo de autonomía, volverles a enseñar que tienen que estar dentro. Y no utilizamos nunca ningún tipo de corrección de castigo para ello.”

Actualizado: 16 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD